Historia de amor de Frida Kahlo y Diego Rivera: un amor tormentoso

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Dos grandes artistas del siglo XX, dos pintores mexicanos que llevaron su historia de amor y sus pinceles por todo el mundo. Diego Rivera y Frida Kahlo mantuvieron durante toda su vida una relación tormentosa basada en las infidelidades de ambos, regada con sufrimiento y alimentada con la admiración mutua.

El amor de Frida y Diego

Diego era 20 años mayor que Frida. Esto podría hacer pensar que era Diego quien dirigía la relación, dejándose llevar Frida por la experiencia y personalidad arrolladora de su pareja. Nada más lejos de la realidad. El carácter de Frida Kahlo era explosivo como un volcán, igual que el de Diego Rivera. Su unión no podía ser sino tormentosa.

La historia de amor de Diego y Frida se basaba en una profunda admiración mutua. Una admiración por su faceta artística y por la personal también. Y es que Frida era una persona digna de admirar, capaz de sobrevivir a una vida repleta de dolor y sufrimiento físico que la mantenía hospitalizada y en cama la mayor parte de su tiempo.

A pesar, o debido a todos esos problemas físicos, Frida se consolaba pintando y era en sus cuadros donde ahogaba todo el dolor. Dolor por su cuerpo accidentado, dolor por la imposibilidad de tener hijos, dolor por la tormentosa relación con su marido Diego, que era incapaz de dedicarse en exclusiva a su esposa.

El matrimonio de Frida y Diego

Si en el plano artístico el matrimonio era admirado en todo el mundo y su éxito iba en aumento, a nivel personal estaban cada vez más lejos de ser una relación ideal. Diego no entendía el concepto de monogamia, o no estaba dispuesto a incluirlo en su estilo de vida y Frida decidió aceptar ese "defecto" de su pareja. Pero si Diego le era infiel con infinidad de mujeres, ella también.

Hombres y mujeres pasaron por la vida de Frida, algunos de la talla del líder comunista Trotsky. Y mientras los cuadros de Frida los compran personajes ilustres y a Diego le encargan murales prestigiosas instituciones, su matrimonio se va desmoronando hasta el punto de divorciarse. Un divorcio que no duraría mucho y que terminaría con la pareja volviéndose a casar, porque su relación de amor odio era su inspiración.

Esta historia de amor está contada en la obra de ambos artistas, especialmente en la de Frida, capaz de plasmar sus tormentos en sus cuadros. Una historia de amor dependiente, necesario, donde ambos se sentían encerrados. Pero una historia de amor de la que ninguno quería escapar.

Puedes leer más artículos similares a Historia de amor de Frida Kahlo y Diego Rivera: un amor tormentoso, en la categoría de Historias de amor en Diario Femenino.