Historia de amor peligrosa: cambiar de personalidad

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Eva no podía creerse la suerte que había tenido. Después de una larga temporada sumida en una depresión, resurgió de sus propias cenizas creándose una vida nueva. Por fin, la vida que ella había querido. Y para sumar sueños cumplidos, en los últimos meses había empezado a creer en el amor. Llevaba seis mese viviendo su mejor historia de amor, con el único hombre con el que creía posible el para siempre.

Conocer al amor de tu vida

Conoció a Rafa a través de un amigo común. Para ser sinceros, Eva todavía no tenía amigos en aquella pequeña ciudad a la que se había mudado hacía poco para empezar de cero una nueva vida. Pero sí tenía conocidos y uno de esos conocidos le había orquestado una cita a ciegas con un tipo que le iba a encantar. Eso le había dicho. Y ella, que no tenía nada que perder, decidió aceptar por primera vez una cita con un desconocido.

Efectivamente Rafa resultó ser encantador, sonriente, interesante, ingenioso, divertido y sexy. ¿Qué más podía pedir? En esa primera cita hablaron de todo, se preguntaron de todo incluso el signo del zodiaco en el que Rafa parecía estar muy interesado. El carácter capricornio de Eva pareció gustarle al encantador Rafa que no dudó ni un segundo en pedirle el teléfono para concertar una segunda cita.

Y así fueron conociéndose cita tras cita a una velocidad de vértigo, a tanta velocidad que a los tres meses ya estaban viviendo juntos. Es que Eva no tenía nada que perder. La convivencia no cambió el carácter cariñoso de Rafa, pero sí fue desvelando aspectos de su personalidad desconocidos. Al fin y al cabo se conocían desde hacía muy poco. Alguna vez Eva dudó de las atenciones de Rafa. ¿Tal vez escondían un carácter controlador?

Entregarte al amor de tu vida

La verdad es que Rafa rodeaba todas esas atenciones de una sonrisa a la que Eva no podía resistirse. Al fin y al cabo no era nada malo que Rafa le regalara unos pantalones de color, cuando ella siempre había usado jeans. Tampoco era nada malo que la sorprendiera con blusas sexys para que dejara a un lado sus sudaderas. Ni siquiera se molestó cuando se vio con aquellos zapatos de tacón que le había sugerido su encantador novio. La verdad es que estaba increíble con aquél estilo.

Todo era tan perfecto y Eva estaba tan contenta de haber encontrado, por fin, a un tipo que no era disfuncional, que le gustaba llevar una vida normal, hacer cosas normales, hablar de cosas normales...todo era tan perfecto y tan normal que Eva ni se daba cuenta que en esa relación funcional eran tres. Porque no había un solo día que Rafa no mencionara a su ex novia. Pero de eso Eva ni se daba cuenta.

Como tampoco era una persona celosa, Eva no le daba importancia a los comentarios que Rafa hacía de su ex novia. Al fin al cabo, es lógico mencionar a las personas que han formado parte de tu vida. Se sobresaltó un poco el día que, por azar, Rafa le comentó que su ex novia también era capricornio. Y una sombra de sospecha se instaló en la mente de Eva.

No pensaba hacer ni caso a esa sombra de sospecha, pero tuvo que despertar finalmente el día que se encontró por la calle a ese amigo común que le había presentado a Rafa. Porque ese amigo estaba charlando animadamente con una chica que llevaba el mismo color de pelo que Eva, el mismo corte, los mismos tacones, los pantalones de colores y la misma blusa sexy. Y supo inmediatamente que aquella chica era la ex novia de Rafa.

Puedes leer más artículos similares a Historia de amor peligrosa: cambiar de personalidad, en la categoría de Historias de amor en Diario Femenino.