Cómo quedar con alguien por Internet y sus resultados

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Hoy en día las relaciones entre mujeres y hombres están cambiando a pasos acelerados. Internet se sitúa como el lugar con más posibilidades para ligar, encontrar el amor o gozar del sexo ocasional, según preferencias. Y aunque ya nadie se asusta cuando hablamos de ligar en el mundo virtual, aún quedan muchas dudas acerca de los resultados de quedar con alguien por Internet.

La fiabilidad de quedar con alguien por Internet

Webs de contactos, webs de citas, aplicaciones para ligar, redes sociales, chats....Internet está lleno de lugares en lo que puedes conocer gente y ya se considera como el método más efectivo para ligar. Porque no tenemos tiempo, porque no tenemos dinero para salir o porque la Red amplía considerablemente nuestros círculos sociales, quién más y quién menos tiene un amor platónico o palpable en Internet.

Cuando conoces a alguien por alguno de estos medios virtuales, la gran duda es qué resultado dará conocerle en persona. Las mentiras en las redes sociales son míticas, como también resulta bastante sospechosa esa intimidad digital que se crea a una velocidad de vértigo entre dos personas que no se han visto jamás. ¿Funcionará una cita con ese chico con el que te pasas horas chateando?

Hay dos aspectos fundamentales a la hora de evaluar los resultados de quedar con alguien por Internet. El primero es cuáles son tus expectativas. Porque puedes estar buscando al amor de tu vida, una relación de pareja estable, un amigo con derecho a roce o un acompañante de cama puntual. Todo eso lo puedes encontrar en Internet, pero lo mejor es acudir a la cita sin más expectativa que la de conocer a esa persona.

Lo segundo que debes tener claro para que quedar con alguien que has conocido por Internet de resultado positivo sea lo que sea lo que te encuentres es vencer los prejuicios. Seguramente tu madre, tu hermana, tu amiga y tu compañera de trabajo te han advertido de la posibilidad de que te vayas a citar con un asesino en serie y te han metido el miedo en el cuerpo. Olvídate de esas leyendas urbanas, porque no hay tantos psicópatas y si los hay, uno de ellos puede ser tu vecino del quinto.