¿Estás preparada para vivir en pareja?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Hacer balance de tu relación de pareja

Hay ciertas cosas que tienes que tomar en cuenta antes de lanzarte a vivir con tu pareja, porque la convivencia es un asunto serio que puede acabar en desilusión si no se gestiona bien. Antes de tomar alguna decisión, no estaría mal que analizaras con objetividad tu relación, para lo que tienes que estar libre del influjo del enamoramiento.

Y nos referimos a que alejes esa visión del amor idealizado y del hombre perfecto para empezar a ver a tu pareja bajo el prisma de la realidad, tal cual es, con sus virtudes y defectos. Se trata de poner a prueba vuestra compatibilidad como pareja en el día al día, si sois capaces de comunicaros, entenderos y si sabéis negociar para llegar a acuerdos.

Así que observa su comportamiento en los momentos difíciles o de presión. La próxima vez que tengas un problema de trabajo o con tu familia, no dudes en contarle los detalles y decirle cómo te sientes. Comprobarás si realmente quiere implicarse en tu problema y apoyarte o sólo vas a poder contar con él para los momentos de diversión. La prioridad es que conozcas de él y de su forma de ser lo máximo posible antes de embarcarte en una convivencia.

Elegir el momento para vivir juntos

No falta quien actúa de forma impulsiva, se deja llevar por la pasión y a las pocas semanas de conocer al amor de su vida, se van a vivir juntos; y por si fuera poco, la relación funciona. Pero no es lo habitual, y tienes más garantías si tomas la decisión de convivir en pareja tras una reflexión y tras una puesta en común de vuestros intereses.

En ningún momento pongas por excusa a tu pareja para salir corriendo de casa de tus padres, porque la convivencia no implica independencia. Si te vas a vivir con tu novio empujada por los motivos equivocados corres el riesgo de entrar en una relación dependiente que te hará muy infeliz. Si eliges la convivencia, eliges compartir, y tal vez haya cosas que aún no quieras compartir con él.

La convivencia con tu pareja requiere madurez, responsabilidad y trabajo en equipo. Así que asegúrate de que las labores del hogar, los gastos y las decisiones sean conjuntas y no recaigan sobre uno de los dos. Necesitaréis establecer reglas previas y estar dispuestos a hacer un ejercicio de tolerancia para equiparar vuestras costumbres. Una vez hecho esto, sólo el tiempo dirá si has encontrado a la pareja perfecta.