Las ventajas de tener una relación de pareja larga

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Hay personas que suspiran con envidia cuando ven una de esas relaciones de pareja que llevan ya unos cuantos años juntos. También es verdad que otras personas lo que sueltan por la boca es un bufido de terror pensando en la cantidad de años que deben 'soportar' a la misma persona. Son distintas formas de entender la pareja. Son muchas las ventajas de tener una relación de pareja larga, aunque a mucha gente le cueste creerlo.

Los beneficios de una pareja estable y duradera

Cuando pensamos en una relación de pareja larga solemos hacerlo desde un punto de vista bastante negativo en el que solo vemos cansancio, costumbre, rutina y acomodo vital. Pero lo cierto es que estar muchos años con la misma persona tiene una serie de ventajas de las que nos gustaría disfrutar.

1 Equilibrio. El que más sale ganando cuando vives en una relación de pareja larga es tu equilibrio emocional. Sin los vaivenes del enamoramiento loco cada dos meses que viven las personas solteras, tu equilibrio se coloca en un lugar lo suficientemente estable como para poder desarrollarse.

2 Tranquilidad. También ganas en tranquilidad cuando tienes una pareja estable. Conocer hombres, buscar el amor de tu vida, las expectativas de las citas, las decepciones o los descubrimientos positivos...todo eso aporta aventura a la vida pero resta tranquilidad.

3 Seguridad. La sensación de seguridad siempre debe depender de ti misma, pero también es cierto que una larga convivencia con tu pareja hace que te sientas que formas parte de un núcleo seguro en el que te puedes encontrar protegida. Hablamos siempre de una pareja que te apoya y te consuela, con la que puedes contar en los momentos difíciles.

4 Complicidad. La complicidad que se establece en una pareja que lleva ya un tiempo junta es de las ventajas que más se disfrutan. Si se trata de una buena pareja, llega un momento en el que uno sabe lo que el otro quiere sin necesidad de andarse con rodeos.

5 Felicidad. Dicen que las personas que viven en parejas estables son más felices. Aman y se sienten amadas por igual y eso siempre es garantía de felicidad. Pero conviene distinguir entre esas relaciones largas por amor y esas otras relaciones largas por costumbre.