Mi marido se ha ido de casa: sobrevivir al abandono

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Mi marido me ha abandonado

Poco importa que no aún no haya un divorcio de por medio porque en el momento en que tu marido cruza la puerta de casa con sus maletas se convierte ya en un exmarido. Nadie va a quitarte la pena, la rabia, la decepción y la angustia, pero hay algunas cosas que puedes hacer frente al abandono para que superar esta ruptura no se convierta en una tortura. Te contamos qué hacer si tu marido se va de casa.

Qué puedes hacer cuando tu marido se va de casa

Puede parecer drástico pero lo primero que debes hacer cuando tu marido se va de casa es cambiar la cerradura. Se trata de un símbolo, él se ha ido y tú no quieres que vuelva a entrar por esa puerta. Ya habrá tiempo para abrirle la puerta en caso de que se merezca una segunda oportunidad. Pero el primer paso es aceptar que ese hombre ya no es tu marido.

Efectivamente, no es fácil aceptar que ese hombre ya no te quiere, que ha decido marcharse, que se ha rendido porque no le compensaba luchar por vuestra relación. No te fustigues intentando repartir las culpas de forma justa porque la vida no siempre es justa. Te resultará más fácil aceptarlo si haces desaparecer de tu casa todas las cosas que él no se haya llevado.

Lo que hagas en casa determinará en buena parte cómo de pronto vas a superar esta ruptura. Elimina sus cosas y con ellas su recuerdo. No hace falta que las tires por la ventana o que hagas una hoguera, puedes enviárselas o guardarlas en otro sitio, pero que todo desaparezca de tu vista y de tu vida. Y si puedes cambiar la decoración de la casa, mejor. Una nueva vida sin él se merece un cambio de ambientación.

Si los cambios materiales que hagas son importantes, más lo son los cambios emocionales. Dedica un tiempo a llorar, otro tiempo a lamentarte y otro más a llorar, pero ponle límite a la tristeza. Señala un día en el calendario para levantarte decidida a salir al mundo y empezar una nueva vida sin tu ya exmarido.