Mujeres y hombres: cómo repartir el armario

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Hace tiempo que superaste el terror que te infundía ver en tu baño un cepillo de dientes que no era el tuyo. Después te acostumbraste a encontrarte en algún cajón un par de calcetines de tu chico, para esos días que pasaba la noche en tu casa. Luego llegó la ropa interior...Pero eso fue hace mucho tiempo. Porque ahora que habéis decidido vivir juntos, tu corazón se acelera al percibir el peligro. ¿Cómo vais a repartir el armario? Y es que mujeres y hombres tienen distintas necesidades de espacio, así como distintos conceptos de organización.

Hablando de la igualdad

Conviene aclarar el concepto de igualdad porque una queja reiterada de los hombres es que utilizamos esa igualdad a nuestra conveniencia. La igualdad que llevamos buscando las mujeres durante décadas es la igualdad de derechos y oportunidades. Punto. Nadie a estas alturas puede pretender que hombres y mujeres seamos iguales, porque la verdad es que somos radicalmente distintos. Y como somos distintos, tenemos distintas necesidades.

La creencia popular es que las mujeres somos más organizadas que los hombres. Pero lo cierto es que se trata de uno de esos mitos que circulan en torno a las relaciones entre mujeres y hombres. Las mujeres no somos más organizadas que los hombres, simplemente tenemos otro concepto distinto de lo que es la organización, el orden y el espacio necesario para cada cosa. De ahí podemos reconocer que, efectivamente, el reparto del armario es desigual.

Como los hombres son presuntamente más hábiles en los trabajos manuales no les cuesta nada quedarse con un poco menos de espacio en el armario y hacer malabares para colocar de mala manera sus cuatro pantalones y sus cinco camisas. Así que no entendemos ese cuestionamiento que hacen una vez hemos repartido el armario. La ropa de las mujeres suele ser de tejidos más delicados, por eso necesitamos más espacio. No es una manía.

El armario de la pareja

Lo ideal para una convivencia feliz y armoniosa sería que cada uno tuviera su propio armario. Pero la realidad se impone en forma de carencias económicas y las más de las veces nos vemos obligadas a compartir con nuestra pareja un espacio muy, muy limitado. Para el armario y para todo lo demás. Contando con esas carencias, la repartición del armario se hará en función de las necesidades.

No queremos señalar a los hombres como el paradigma del desastre en cuanto a la ropa, pero hemos visto muchos armarios de hombres solteros y nos hemos dado cuenta de que una de sus tendencias es acumular pantalones en una sola percha. Es cuando están en pareja, cuando ven nuestra ropa colocada, en orden y una prenda en cada percha, cuando se dan cuenta de que si pones cuatro pantalones en una misma percha, siempre van a estar arrugados.

El tema de los zapatos es tan escabroso o más que el de la ropa. Pero hagamos un ejercicio de sinceridad. ¿Cuántos pares de zapatos suele tener un hombre? Así, generalizando y dependiendo de su trabajo cinco o seis pares de calzado en total. ¿Cuántos pares de zapatos suele tener una mujer? En la respuesta encontramos la razón de por qué las mujeres necesitamos más espacio en el armario.

Puedes leer más artículos similares a Mujeres y hombres: cómo repartir el armario, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.