Mujeres y hombres en una maleta: diferentes necesidades

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Por fin llegan las vacaciones. Nada te apetece más que pasar dos semanas con tu chico, descansando, desconectando, descubriendo, amando...el destino es lo de menos, porque lo que importa es la compañía. Ahora toca preparar la maleta. Y el resultado de ese esfuerzo organizativo es una discusión de pareja. Él lleva una maleta, tú llevas dos. Y es que mujeres y hombres no opinan lo mismo sobre el contenido necesario de una maleta.

¿De qué está llena la maleta de una mujer?

La maleta de una mujer está llena de "por si acasos". Da igual el destino, da igual incluso los días disponibles, que en la maleta de una mujer irán y vendrán muchas más cosas que en la de un hombre. Y los hombres no lo entienden, pero tampoco es como para montar un escándalo.

La maleta de un hombre llevará el mismo contenido si se trata de unas vacaciones a la playa, de unos días en el monte, de un recorrido por varias capitales europeas o de un crucero por el Mediterráneo. La maleta de una mujer contendrá lo mismo vaya donde vaya, pero irá lo suficientemente preparada como para ir a todos esos destinos a la vez. He aquí lo que necesita la maleta de toda mujer:

- Si vais a pasar una semana en el monte, en una de esas encantadoras casas rurales perdidas en medio de un bosque, vas a necesitar ropa deportiva, zapatillas para largas caminatas y botas de monte, pero también un par de zapatos para cuando tengas que salir al núcleo más cercano, más unos zapatos de tacón por si surge algún evento especial. Así que también tendrás que meter en la maleta un par de vestidos de fiesta para poder elegir el que mejor te sienta, la plancha del pelo y el rizador más todo el equipo de cosméticos. Tal vez te haga falta alguna chaqueta de abrigo elegante por si refresca en las noches.

- Si vais a pasar dos semanas en la playa vas a necesitar, al menos cinco bikinis, varios pares de chanclas para la playa, pero también sandalias cómodas para descansar del sol en los chiringuitos y recorrerte las tiendas de souvenirs. Un par de toallas y unos cuantos pareos, que no ocupan espacio en la maleta. Lo que sí ocupa espacio en la maleta son el protector solar, el protector capilar, el after sun y la crema hidratante que no pueden faltar en unas vacaciones playeras, así como los vestidos más fashion porque los destinos costeros están llenos de locales de moda, taconazos apropiados y tal vez los complementos puedas comprarlos allí.

- Para pasar una vacaciones recorriendo las principales capitales europeas, reconocemos que el contenido de la maleta se te puede ir de las manos. Pero es que la climatología es tan distinta en París de Londres que no está en nuestras manos seleccionar la ropa. Como tampoco vamos a llevar el mismo atuendo para recorrer Amsterdam en bicicleta que para dar un romántico paseo en una góndola por Venecia. Uf, y aún nos queda la vuelta, con las compras imprescindibles, los regalos, los libros...