Mujeres y hombres: cómo conquista la mujer al hombre de su vida

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo conquistan las mujeres a los hombres

Como somos mujeres soñadoras y nada puede acabar con nuestra ilusión, la mayoría de nosotras afrontamos la conquista de un hombre como si se tratara del hombre de nuestra vida. Bueno, algunos sábados noche, tenemos que reconocer que nuestras expectativas no son tan altas. En todo caso, hemos investigado las diferentes técnicas de conquista que utilizan mujeres y hombres y este el resultado. ¿Cómo conquista la mujer a un hombre?

Buscando al hombre de tu vida

Si el proceso de conquista en un hombre se inicia en el preciso momento en que establece contacto visual con la afortunada, en las mujeres, la conquista empieza mucho antes, antes incluso de saber quién va a ser ese hombre especial que llene nuestra vida y para siempre de risas, besos y abrazos. Y es que el proceso de conquista de una mujer comienza por ella misma.

Se cierne sobre las mujeres el rumor de que tardamos mucho tiempo en arreglarnos, en elegir el vestido apropiado, en encontrar los mejores zapatos, en peinarnos, en maquillarnos, en... y eso es porque nos estamos preparando a conciencia para encontrarnos con el hombre de nuestra vida. No es algo que se encuentre todos los días, así que nos gustaría estar perfectas.

Una vez que salimos de casa con nuestras mejores galas y localizamos al hombre de nuestra vida, o de nuestra noche, o de los próximos cinco minutos si al final resulta ser un macho alfa, empieza nuestro baile de seducción. Una sonrisa a medias, una miradita de reojo y otra sonrisita a medias, como dándole permiso para que se acerque. Tan sencillo. Lo complicado viene después.

Seduciendo al amor de tu vida

Porque, generalmente, el hombre que se nos acerca no suele presentar muchos indicios de que vaya a ser el definitivo. Y eso a pesar de todo el maquillaje que lleva tapando su verdadera personalidad. Sí, los hombres también fingen. Por eso cuando un hombre está en plena conquista parece un tipo divertido, ingenioso, sensible, tolerante y con mucho, mucho interés. Será más adelante, démosle unos meses, cuando todo ese maquillaje desaparezca y acabe con el sueño de amor.

Esto no es una crítica hacia los hombres, porque la verdad es que las mujeres hacemos lo mismo. Cuando queremos conquistar a un hombre nos mostramos como la mujer más interesante que se pueda encontrar en muchos kilómetros a la redonda. Somos mujeres magnéticas, divertidas, ingeniosas, con ese equilibrio justo entre la delicadeza y la autosuficiencia, con un punto de misterio también. Y todo esa magia desaparece más adelante, como en el caso de los hombres.

La realidad del proceso de conquista, tanto en mujeres como en hombres, es bastante más sencilla. Y es que la mayoría de las relaciones de pareja son el resultado de un encuentro cotidiano, en el trabajo, en la universidad, en una cena en casa de amigos...el clásico chica conoce chico para luego dejarse llevar y encontrarse, sin que ninguno de los dos sepa muy bien cómo, metidos de lleno en una relación de pareja. Adelante con el amor.