Mujeres y hombres: ¿por qué los hombres se comportan como niños?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Pues ahora me enfado y no respiro. Tu novio lleva ya casi una semana con el ceño fruncido, los brazos cruzados y se pasa enfurruñado todo el día. Además te va dejando preparadas pequeñas venganzas domésticas, te carga con todo el trabajo y tú ya ni te acuerdas el motivo de su enfado. Debió ser algo que dijiste. Ahora da igual, porque si no cambia esa actitud de niño mimado vais a empezar a tener problemas de verdad. Ya sabemos que mujeres y hombres no reaccionan igual pero, ¿por qué los hombres se comportan como críos?

Qué hacen los hombres cuando se enfadan

Basta que un día le comentes a tu novio que si acaso se piensa que la ropa camina sola desde el tendedero hasta el armario, así con sutileza, para que él se ofenda y te lo haga pagar caro, muy caro. Porque si hasta ahora tu queja se basaba en el asunto de la colada, a partir de ahora vas a tener que soportar una temporada de abstinencia en las labores del hogar. Así, por venganza.

Y mientras tú intentas hacerle entrar en razón diciéndole que ni las tareas del hogar, ni la compra en el súper pueden depender del humor de la pareja, él se encoje de hombros y te mira triunfante. Sabe que está ganando la batalla porque te está sacando de tus casillas y al final estallarás. Eso seguro. Porque se necesita una paciencia sobrehumana para aguantar esos comportamientos infantiloides de los abusan muchos hombres. Que no todos, oiga.

Así pues, los hombres cuando se enfadan no hacen nada. O hacen sus labores, estos es, jugar a la Play, pero en ningún caso participarán de las tareas domésticas mientras dure el berrinche. Puede que incluso logren escaquearse de la comida familiar, o de acompañarte al médico. Porque ellos son así, si están enfadados, no cuentes con ellos.

¿Hombres o niños mimados?

Está claro que el síndrome de Peter Pan es cosa de hombres. Está claro que son ellos los que se comportan como críos cuando algo no les gusta, especialmente cuando les dices un par de verdades. ¡Ay mi niño! Ahí está la voz de tu suegra, su madre amantísima que ha criado a un hombre consentido. Si él no está acostumbrado a que le lleven la contraria, ¿qué haces tú diciéndole esas cosas?

Suponemos que esta actitud infantil es el resultado del cambio social que está haciendo tambalear las estructuras del sistema patriarcal. El hombre se siente confundido. Sabe que ha nacido un poco tarde, que no puede esperar una mujer sumisa, atenta y adoradora y eso le provoca ciertas dudas en cuanto a su posición en la pareja. Y en cuanto a tu posición también, por eso a veces se trafulca y cree que eres su madre.

Lamentablemente no tenemos el remedio para solucionar estos ataques de niñería, porque eso depende mucho del temple de cada pareja. Sí necesitaremos algo de paciencia, aunque conviene dejarle bien claro que cuando queramos hacer de madres, ya tendremos nuestros propios hijos.

Puedes leer más artículos similares a Mujeres y hombres: ¿por qué los hombres se comportan como niños?, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.