Consejos para tener más paciencia

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Algunas personas tienen más que un santo, mientras que otras, sencillamente, se perdieron el día que la repartieron; estamos hablando de la paciencia, una de esas virtudes que escasean en nuestros días y que deberíamos preocuparnos por conservar. Si bien es cierto que mantener la compostura y no perder los nervios ante determinadas situaciones es todo un arte, no es menos cierto que como todo arte, podemos aprender a desarrollarlo, pero también hay que nacer con una cierta predisposición.

Para qué sirve la paciencia

La paciencia es saber mantener la calma en una situación que nos resulta adversa. Desde no perder los nervios cuando tu pareja no llega a la hora acordada hasta conservar la tranquilidad frente a una situación complicada. Muchas personas lo consiguen con una facilidad pasmosa, mientras que a otras les cuesta un mundo no montar un escándalo. Pero cuidado, porque lo que buscamos es tener paciencia, no indiferencia, ni dejadez ni mucho menos pasividad.

La clave de la paciencia está en la espera, ese tiempo que transcurre hasta que la situación llega a ser la que deseamos. Y no siempre es fácil no impacientarse en un mundo donde las prisas hacen del tiempo algo especialmente valioso. No podemos permitirnos perder el tiempo. Así que nos impacientamos cuando alguien llega tarde, cuando estamos en una larga cola en la oficina de correos, o en súper o en el cine.

Pero también nos impacientamos cuando no conseguimos lo que queremos de inmediato, cuando no nos promocionan en el trabajo, cuando no conseguimos resolver un problema, cuando no nos llega el Whatsapp que esperamos o cuando vemos cómo pasan los años y seguimos sin alcanzar nuestros sueños. Se necesita calma y paciencia para que las cosas lleguen en el momento oportuno que no siempre coincide con el que nosotras queremos.

Cómo tener paciencia

Seguro que más de una vez has dicho: "Señor, dame paciencia". Aunque tu súplica no haya sido escuchada, estás de enhorabuena, porque tener paciencia depende sólo de ti, y nosotras hemos encontrado algunos trucos para ayudarte a ser una persona más paciente.

Autocontrol y relajación son las claves para no perder la paciencia o, en el caso de que no la tengas en absoluto, encontrarla. Si tienes que esperar tu turno en una larga cola, no te desesperes; utiliza ese tiempo para pensar en ti misma, para ordenar tus sueños y establecer prioridades. Es una buena forma de aprovechar ese tiempo que creías perdido.

Si no es una situación, sino una persona la que te hace perder los nervios ya sea por su forma de hablar, porque no soportas su comportamiento o porque su verborrea te impide concentrarte, calma. ¿Cómo? Respira y recuerda que a falta de paciencia tienes que echar mano de la tolerancia. Porque si no pierdes los nervios te será más fácil encontrar una excusa razonable para alejarte de esa persona.

Puedes leer más artículos similares a Consejos para tener más paciencia, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.