¿No quieres vivir con él? Esto es lo que te pasa

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Tu novio te ha propuesto dar el paso de la convivencia. La relación de pareja va tan bien que lo más lógico es que estuvieras dando saltos de alegría por poder compartir todo tu tiempo con él. Tu tiempo, tu espacio, tu baño, tu armario...No te sientas culpable si no quieres vivir con él, pero reflexiona porque algo te está pasando.

Por qué no quieres ir a vivir con tu novio

Solo unos pocos deciden mantener la relación de pareja estando cada uno en su casa. Lo hacen convencidos de que la convivencia erosiona el amor y ambos están de acuerdo en la decisión. Pero la verdad es que la mayoría de las parejas, antes o después, se plantean la convivencia como una etapa obligada de la relación. Y resulta que a ti no te motiva nada la idea de irte a vivir con tu chico.

Los motivos por los que no quieres ir a vivir con él son variados y conviene que encuentres el origen de esa negativa a la convivencia porque tal vez sea que no le quieres lo suficiente. No siempre, pero en muchos casos es la falta de amor lo que hace que la idea de irte a vivir con él te resulte inaceptable. Tal vez no le ves a tu lado en tu futuro.

O puede que aunque le quieras con locura tengas miedo. Se ha hablado tanto del desgaste de la convivencia y del peligro que supone vivir juntos para el amor que tal vez no estés preparada todavía para descubrir a la verdadera persona que se esconde tras tu príncipe azul. No tengas miedo, porque tan probable como que descubras un sapo es que descubras al amor de tu vida.

Hay muchos otros motivos por los que no estás dispuesta a compartir piso con tu novio. En el lado más negativo de tu personalidad se sitúan la falta de madurez, el egoísmo o la inseguridad. Pero en lado positivo te encuentras con que no quieres renunciar a esa independencia que tanto te ha costado lograr.