Convivencia en pareja: lo que nadie te cuenta

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

De la misma forma que a veces idealizamos la relación de pareja como el estado sentimental perfecto, también nos creamos nuestros propios mitos de la convivencia. Vivir juntos no es como te cuentan tus amigas, que se callan muchas verdades para que no tengas tanto miedo. Pero la convivencia en pareja es dura y debes saber lo que nadie te cuenta.

Qué significa realmente la convivencia en pareja

Cuando te enamoras de un hombre a estas alturas ya sabes que caben las dos posibilidades: que sea el hombre de tu vida o que, una vez más, hayas elegido al hombre equivocado. El resultado de tu enamoramiento no lo vas a comprobar hasta que te vayas a vivir con él y todos los artificios queden al descubierto a fuerza de roce y cotidianidad.

Para eso sirve la convivencia, para que descubras qué tipo de hombre es. Seguramente habrás oído mil historias terribles donde un príncipe azul se metamorfoseaba en sapo en el sofá de vuestro nido de amor y descubrías a un tipo incapaz de implicarse en las tareas domésticas, desordenado y puede que hasta sucio. Un tipo con un millón de defectos que no estás dispuesta a soportar. ¿O sí?

Esta situación no es en absoluto el peor cuadro que puedes retratar de la convivencia en pareja. Lo que nadie te cuenta es la soledad que descubres estando acompañada de un hombre incapaz de consolarte, de comprenderte o de sentir un mínimo de empatía. Acompañada de ese hombre que te quiere y al que quieres te sientes infinitamente más sola. Y eso nadie te lo cuenta.

También puede ocurrir que en la convivencia descubras que realmente has dado en el clavo, que ese hombre merece la pena, porque viviendo con él te sientes más feliz. No vamos a entrar a debatir si en la convivencia la moneda cae más veces de cruz que de cara, pero debes estar muy atenta y tener muy claro el objetivo de ir a vivir juntos, que es encontrar un compañero de vida.