Ser amigos y además novios: un gran tándem de amor

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cuando tu novio también es tu amigo

Está claro que no todas las relaciones de pareja son también amigos, tal vez por eso en sus vidas dominan las suspicacias y los juegos de poder. La amistad, que destaca por su generosidad es una de las mejores bases para una pareja feliz. Descubrimos el gran tándem de amor: ser amigos y además novios.

Amistad y amor en la misma pareja

Hay distintas posibilidades de combinar amor y amistad en la misma relación de pareja. Puede que antes fuerais solo amigos y un buen día descubrierais que vuestros sentimientos iban más allá de la amistad. Puede que os enamorarais al primer golpe de vista y luego descubrierais que encajabais tan bien que además podíais ser amigos.

Sea como sea, ser amigos y además novios garantiza en principio una buena comunicación en la pareja, una gran empatía y además la protección mutua de la autoestima. ¿Harías daño a tu mejor amigo? Nunca. Puede que esta combinación entre amor y amistad sea el verdadero secreto para una pareja feliz.

Pero no podemos quedarnos con las manos cruzadas pensando que ya lo tenemos todo hecho en la pareja. Ser amigos además de pareja garantiza también el trabajo en equipo, tan importante para el futuro de la relación. Sin embargo, la amistad tampoco está libre de celos ni la convivencia con un amigo está libre de incompatibilidades. Son problemas que habrá que ir solucionando según lleguen.

También es cierto que a veces la amistad se puede romper, como también se rompen las relaciones de pareja. En estos casos, la pérdida de un amigo y a la vez pareja puede ser demoledora, pero nos queda el consuelo de que es mucho más difícil que ocurra esa ruptura entre dos amigos que además de quererse se aman.