Suegras en verano: la maldición anual

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Para muchas personas el verano es sinónimo de descanso o de diversión, pero son personas que no tienen suegra. Toda nuera teme ese delicado momento veraniego de las vacaciones casi tanto como las Navidades. ¿Qué hacer con la suegra en verano? Tal vez algún día puedas librarte de esta maldición anual.

Qué hacer con tu suegra en verano

Algún día el mundo entero se librará de esa maldición anual que supone aguantar a tu suegra en verano, pero lamentablemente ese día aún no ha llegado. Si eres de las afortunadas que pueden permitirse unas vacaciones en pareja al otro lado del mundo libres del influjo de la familia, enhorabuena, pero sabemos que la mayoría de las parejas tienen que plantearse qué hacer con mamá.

Y no hablamos de una suegra a la que tengas que atender o cuidar, sino de esas suegras que se empeñan en pasar las vacaciones todos juntos. Aquí llega el dilema. ¿Te vas al apartamento de la playa con tus suegros o te quedas a pasar el verano en tu casita? Valora la segunda opción como la más saludable por más que te apetezca disfrutar de las olas del mar.

No va a ser fácil decirle que no a tu suegra porque en realidad no tienes ninguna excusa creíble para encerrarte entre tus cuatro paredes durante tus vacaciones. Además tu suegra es fuerte y tiene más experiencia en las artes de la manipulación que tú como mala nuera novata. Así que prepárate para claudicar en un momento u otro.

Pero debes tener clara una cosa. La maldición de tu suegra en verano no la provoca ella, sino tu pareja, que no tiene la independencia suficiente para plantarle cara. Llegados a este punto y, como queremos que descanses este verano, no vamos a entrar en materia sobre el hombre que has elegido como pareja. Eso es algo que deberás plantearte en cuanto vuelvas de pasar un maravilloso verano junto a tus suegros.