¿No soportas a tu suegra? El club de las malas nueras

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El club de las nueras sufridas

Es una lástima que un elevado porcentaje de las suegras del mundo sea del todo insoportable, porque nos encantaría llevarnos bien con la madre de nuestra pareja. Nos encantaría que los domingos fueran días para disfrutar y no para agonizar en la batalla contra la suegra. Debemos organizarnos y resistir en la lucha y por eso hemos creado el club de las malas nueras.

Qué es el club de las malas nueras

El club de las malas nueras está pensado para que todas esas nueras buenísimas pero con suegras insoportables compartan sus experiencias y sus trucos para sobrevivir a la madre de su pareja. Se trata de un lugar seguro, un refugio a salvo de las miradas de soslayo, las muecas de disgusto, los reproches a la cara y los chantajes emocionales. Un club para poder respirar.

Porque en la mayoría de las ocasiones las suegras nos hacen perder los nervios, los papeles, el equilibrio y hasta cordura. Y nuestras quejas no pueden ser escuchadas por la persona que más nos quiere y nos apoya, no pueden ser escuchadas por nuestra pareja porque se trata de su madre. Maldita casualidad, maldito Karma.

En este club de las malas nueras se puede hablar con libertad de todo lo que nos preocupa, conocer los trucos de otras malas nueras para evitar ir a comer los domingos a casa de los suegros, cómo quitarle las llaves de tu casa a tu suegra sin quedar mal, cómo conseguir la mayor cantidad posible de tupper de comida casera sin tener que aguantarla y cómo neutralizar los chantajes emocionales de los que su hijo es víctima.

No están invitadas esas nueras que han conseguido suegras bonitas de las que no se meten en la relación de pareja ni acosan a sus nueras con lecciones vitales. Porque las nueras que tienen suegras bonitas son nueras buenas. Y nosotras queremos ser nueras tan malas como se merezcan nuestras suegras malignas. Para derrochar bondad, buen rollo y equilibrio ya tenemos los libros de autoayuda. Esto es la vida real.