¿Es un mito la mala relación con las suegras?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cuando analizamos los problemas que surgen en las relaciones de pareja solemos colocar a la suegra como el enemigo público número uno. Pero tal vez no sea para tanto, tal vez esa mala relación con las suegras que siempre abordamos con sentido del humor y con una pizca de cinismo sea tan solo un mito. ¿Será posible llevarnos bien con la suegra?

El origen del mito de la suegra malvada

La verdad es que tenemos que reconocer que no todas las suegras son la representación en la Tierra de Maléfica. No todas las suegras se entrometen en la relación de pareja y no todas las suegras viven perpetrando un chantaje emocional continuo a sus hijos. También hay suegras que te dejan vivir a tu aire o, al menos, así nos lo han dicho algunas mujeres.

El origen de esta visión de la suegra malvada se encuentra en los estereotipos sociales. Si una llega a casa de los padres de su pareja pensando que les va a caer mal, seguramente les caerá mal. Es una cuestión de la energía negativa que desprendemos ante una situación estresante. Los suegros absorben esa energía negativa y se quedan con ella promoviendo una relación familiar insostenible. Así pues, es hora de eliminar prejuicios porque, insistimos, nos han comentado que también hay suegras buenas.

Si romper el estereotipo de suegra malvada está en nuestras manos, no podemos hacer nada cuando la causa de esa mala relación con la suegra encuentra su origen en un trasfondo psicológico del que no nos podemos ocupar. Son historias de familia, un complejo de Edipo sin resolver o esa excesiva protección materna que considera a su hijo como su propiedad y no como una persona independiente.

En cualquier caso, nunca estaremos del todo seguras si la mala relación con las suegras es un mito o una realidad. Por si acaso, nos armaremos de paciencia y empatía en esta interactuación familiar sin olvidar el aspecto más importante. No es necesario visitar a mamá todos los días. Ni tan siquiera todas la semanas. Utiliza este mantra con tu pareja cada mañana al despertar.

Puedes leer más artículos similares a ¿Es un mito la mala relación con las suegras?, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.