Volver a empezar: ¿se puede ser amiga de un exmarido?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo ser amiga de tu exmarido

Son cosas que pasan. Que las parejas se rompen, que los matrimonios se separan, que los maridos pasan a ser exmaridos. Generalmente consideramos el divorcio como un punto y final no solo del matrimonio sino también de cualquier otro tipo de relación con tu ex. Pero a lo mejor es posible ser amiga de tu exmarido. Nos estamos preguntando por la amistad después del divorcio.

La amistad con tu exmarido

Somos partidarias de los divorcios amistosos, de las rupturas civilizadas y de mantener las formas con un exmarido. Esto sería absolutamente necesario en el caso de que hubiera hijos, pero también somos bien conscientes de que la mayoría de las veces un divorcio es un huracán de sentimientos negativos que arrasa con todo, especialmente con las buenas intenciones.

Aunque no es lo más habitual, sí es posible mantener una amistad con tu exmarido. No solo una relación cordial, sino una amistad basada en la confianza que tenéis el uno en el otro y en todos los momentos que habéis compartido a lo largo de los años. Y es que una cosa es que se el amor se termine y otra cosa es que dejes de querer a esa persona. Entramos en la distinción entre el amor romántico y el amor a secas.

Puede que esa ansiada amistad con tu exmarido no sea posible en los primeros meses después del divorcio. Puede que al principio estéis confusos, os equivoquéis y os hagáis daño mutuamente. Pero si el sentimiento de cariño es sincero y muto volverá a resurgir cuando las heridas estén curadas. Lo más importante: recuperar tu vida tras el divorcio.

Para que la amistad entre vosotros funcione ambos debéis haber recuperado vuestra vida, sentiros cómodos en vuestro papel de expareja y tener sentimientos sinceros sin dobles intenciones. Además, esto debe producirse al mismo tiempo en los dos, lo que implica cierta sintonía que no existía durante el matrimonio. Difícil, pero no imposible.