Cuidado facial para pieles morenas

Teresa Guerra

 Cuidado facial piel morena

Las pieles morenas son el objetivo deseado de las mujeres durante el verano, o en cualquier época del año. El tono bronceado, ya sea natural o conseguido tras horas de tomar el sol, resulta mucho más atractivo y transmite sensación de vitalidad. Pero también entraña riesgos, ya que la piel morena parece requerir menos cuidados y esta falta de atención puede derivar en problemas como quemaduras o manchas.

A pesar de que tu piel contenga una alta cantidad el melanina, el pigmento que le da color, no significa que sea inmune a las radiaciones solares. Si bien una piel blanca se quema con mucha más facilidad siempre es necesario usar protector solar al exponerse al sol, aunque se puede recurrir a uno que tenga un factor más bajo que en el caso de la piel clara.

Tratamientos faciales para la piel morena

La piel morena es igual de susceptibles a problemas como el acné, que pueden dejar cicatrices de un color más claro y resultan más visibles sobre una piel oscura. Las manchas también pueden aparecer por otras causas como el sol o el uso de algunos anticonceptivos, por lo tanto pese a tener la piel morena estas pequeñas inconveniencias pueden llevar a que la piel presente varias tonalidades dando un aspecto irregular.

En la piel oscura es especialmente importante evitar los peeling químico, especialmente aquellos que contienen sustancias como ácido glicólico, que no está recomendado en pieles morenas, es mejor recurrir a exfoliación de arrastre. En el cuidado facial diario es necesario hacer una limpieza por la mañana limpiando bien la cara con jabón o crema, pasar a aplicar después tónico facial y crema hidratante adecuada a nuestro tipo de piel, seca o grasa.

Recuerda además que tener piel morena no significa que no pueda ser sensible, por lo que debemos buscar productos adecuados a la textura de cada una y buscar el que más se ajuste a nuestras necesidades. Evita siempre los productos con alcohol ya que sobre la piel oscura puede provocar la aparición de manchas.