Tratamiento facial con seda para una piel más suave

Teresa Guerra

 Tratamiento facial de seda

La seda es uno de los materiales más deseados en el mundo de la moda por su suavidad y delicadeza, siendo de las telas más caras. Ahora estas cualidades se pueden trasladar a tu piel gracias al tratamiento con una mascarilla de seda que proporciona un aspecto rejuvenecedor a la cara a la vez que mejora la producción de colágeno y elastina.

Junto a otros lujosos tratamientos como el tratamiento con oro o el de rubí llega esta mascarilla de láminas de seda que hidrata la piel proporcionándole nutrientes y que, junto con una limpieza facial, consigue un efecto inmediato eliminando las arrugas sin provocar enrojecimiento facial, por lo que es ideal para ocasiones especiales y eventos como cenas familiares, bodas, fiestas etc.

Cómo aplicar una mascarilla de seda paso a paso

El tratamiento de seda comienza con una limpieza facial completa que elimine los restos de maquillaje, contaminación y células muertas superficiales mediante un proceso de exfoliación. El objetivo es dejar la piel fresca y limpia, con los poros abiertos para poder absorber el tratamiento con mayor facilidad y de forma que los activos lleguen a las capas profundas de la piel.

A continuación se aplica un tónico fácil y una mascarilla que preparan la piel con nutrientes minerales para potenciar el efecto de la seda. El siguiente paso es aplicar el tratamiento de seda, una mascarilla formada por una única lámina que se coloca sobre el rostro, a través de un masaje las fibras de seda penetran en la piel, proporcionando un efecto remodelador y calmante que deja la cara tersa.

Tras retirar la mascarilla con una toalla húmeda se procede a aplicar un sérum que rellena las arrugas y estimula la microcirculación y los fibroblastos. Por tanto, además del efecto inmediato que se consigue podemos usar esta mascarilla, dejando la piel suave y luminosa, también mejora su salud a largo plazo.