El cuidado de la cara más lujoso: tratamiento facial con oro

Teresa Guerra

 Tratamiento facial con oro

Los tratamientos de cuidado facial pueden ser tan sencillos o tan complejos como queramos, y lo mismo ocurre con su precio. Puedes encontrar sencillas mascarillas caseras, pero si lo que quieres es la última moda, entonces tienes que conocer el tratamiento facial con oro, que se ha convertido en la tendencia más actual.

Pese a que suene como una excentricidad de cuidado facial de lujo, el tratamiento con oro es relativamente asequible y garantiza un efecto iluminador de la piel inimitable, además de reducir los signos de la edad como las arrugas. Se trata de un tratamiento de origen egipcio y seguido por la reina Cleopatra, actualmente se ha recuperado esta milenaria técnica con excelentes resultados.

Da brillo a tu cara con el tratamiento facial con oro

El oro contiene una alta concentración de minerales beneficiosos y rejuvenecedores. Entre sus ventajas se encuentra el que es un tratamiento inocuo para la piel, que se puede aplicar sea cual sea su tipo, grasa o seca, y también a cualquier edad. Reafirma la piel y le aporta luminosidad desde las capas más profundas, ayudando a eliminar la acumulación de células muertas.

Para realizar un tratamiento con oro el primer paso es llevar a cabo una limpieza facial completa y a fondo, que permita a las láminas de oro actuar con mayor eficacia. Eliminar todos los restos de maquillaje con crema limpiadora, aplicar tónico facial y crema hidratante son los pasos previos para asegurarnos de su eficacia. Después se aplica la mascarilla de oro y se deja actuar, pudiendo repetir la sesión posteriormente y completando con nuestro cuidado facial habitual.

El tratamiento facial con oro se puede realizar entre dos y diez veces al año, produce efectos inmediatos y mejora la salud de la piel a largo plazo. Al penetrar en la piel nutre y revitaliza las células, proporcionando además una capa protectora que evita que penetre la suciedad y la contaminación en los poros.