Corrector de ojeras: aprende a utilizarlo

Pasos para usar tu primer de la mejor manera posible

María José Roldán Prieto

Para poder ocultar las ojeras y que no parezca que tienes un rostro poco saludable y con mucho cansancio acumulado, tendrás que ocultarlas con maquillaje, es decir; con corrector de ojeras. Este producto de maquillaje es esencial para cualquier mujer que tenga estos molestos círculos oscuros en el rostro.

Pero independientemente del motivo que ocasione tus ojeras, tendrás que aprender a utilizarlo para que de este modo tu rostro se vea mucho más saludable y tú te sientas mucho mejor cada vez que te miras al espejo. Antes de empezar a aprender a utilizarlo sobre tu rostro deberás de tener dos cosas muy claras: primero, tendrás que saber cuál es el color que se adapta a tu tono de piel y en segundo lugar, tendrás que saber la textura que va más contigo.

El color del corrector de ojeras dependerá de tu tono de piel, pero sobre todo del tipo de oscurecimiento que tengan tus ojeras ya que las más intensas necesitarán un corrector de ojeras amarillo para poder disimularlas de la mejor forma posible. En cuanto a la textura del corrector de ojeras también tendrás que saber cuál es el que mejor va contigo ya que no es lo mismo utilizar un corrector de barra, líquido o con una textura cremosa. 

Consejos para que aprendas a utilizar el corrector de ojeras

Antes de empezar a aplicar el corrector en tu rostro tendrás que hidratar siempre tu piel. Puedes hacerlo con una crema hidratante especial para ojos o con unas gotitas de crema hidratante que utilices habitualmente. Este paso es fundamental y no te lo podrás saltar por nada del mundo, ya que para que el corrector se adhiera fácilmente a tu piel y dure más tiempo en ella, tendrá que tener una superficie suave a la que agarrarse y evitarás que se vea cuarteado. 

Una vez que hayas notado que se ha secado lo suficiente podrás empezar a aplicar tu corrector. Es importante que no lo hagas con los dedos, porque aunque es la forma más cómoda de hacerlo y realmente es rápido... el resultado será mucho peor que si lo aplicas con un pincel preparado y específico para aplicar el corrector de ojeras. ¡Verás que los resultados son increíbles!

Para aplicarte el corrector tendrás que centrarte en las zonas oscuras para poder taparlas completamente. Aplica el producto dando pequeños toques con el pincel y expándelo de la misma forma; dando pequeños toquecitos. De esta manera evitarás que se te borre el producto al arrastrarlo.

Recuerda que es importante tapar las ojeras completamente así que no dudes en repartir el corrector hasta que llegue a la nariz, donde podrás difuminarlo para que se fusione con el tono de tu piel. Una vez que tengas esto hecho ya podrás aplicar tu base de maquillaje y seguir maquillándote. 

Una opción acertada es maquillar los ojos antes de aplicarte el corrector de ojeras, de esta manera será mucho más sencillo borrar las posibles manchas y que el maquillaje quede mucho más pulido.