Masaje orbicular para unos ojos sin bolsas, ojeras o arrugas

¿Cómo funciona este tipo de tratamiento?

Teresa Guerra

El cuidado facial es la clave para la salud de la piel. Pero es importante no fijarnos sólo en la superficie, la epidermis, sino profundizar en los músculos de la cara, que son los encargados de mantener la piel lisa y elástica. Estimular los músculos del contorno de los ojos a través de un masaje orbicular es lo que nos ayudará a prevenir la aparición de las patas de gallo, bolsas y ojeras.

Los masajes están a la orden del día, sin embargo solemos pasar por alto los masajes faciales, cuando tienen una gran importancia. Los músculos orbiculares, los que rodean al ojo, son por ejemplo una de las zonas más fáciles de tratar, obtendremos excelentes resultados si aplicamos un masaje regular en esta zona tan delicada.

Cómo hacer un masaje orbicular paso a paso

Para ello podemos acudir a un especialista, pero también es posible hacer un masaje orbicular en casa siguiendo unas sencillas pautas. Se puede hacer mientras realizamos una limpieza facial, como técnica para extender la crema, así lo haremos siempre en la dirección correcta y estableceremos una rutina adecuada.

El masaje orbicular se comienza presionando ligeramente con las palmas de la mano sobre la zona, haciendo un movimiento ascendente en dirección a las sienes. A continuación, usando los dedos índice, medio y anular se rodean los ojos dando leves toques por todo el contorno del ojo. Por último, se usan los pulgares para dar un suave masaje circular en las sienes, y así habremos fortalecido los músculos del área ocular.

Ya que se trata de una zona muy delicada, completaremos el masaje con una adecuada limpieza facial de la zona, usando un tónico facial de ojos y una crema hidratante suave y ligera especial para pieles sensibles. Si aún así la aparición de arrugas es grave se puede recurrir a tratamientos especializados con radiofrecuencia para corregir las patas de gallo, haciendo que desaparezcan mediante la estimulación de los fibroblastos.