Piel rugosa: cuidados básicos para una piel especialmente reseca

Marta Valle

En ocasiones, podemos observar que determinadas partes de nuestro cuerpo como los codos, los talones o las rodillas se encuentran en un estado rugoso, reseco, oscuro, sin vida e, incluso, cuarteado. Para combatir esta anomalía resulta preciso conocer la causa exacta que la ha determinado, y es que las glándulas sebáceas se distribuyen de modo irregular precisamente en estas tres áreas corporales. Cuestión que puede verse potenciada mediante la acción de diversos factores tanto internos como externos: una excesiva exposición solar, una alimentación inadecuada, la obesidad o una actividad hormonal extraordinaria.

Formas efectivas de combatir la piel rugosa

Todos los tipos de pieles, especialmente las secas que tienden a la rugosidad en las zonas mencionadas anteriormente, requieren el consumo de suficiente agua para conseguir una hidratación precisa que evite esta clase de anomalías. Del mismo modo, resulta necesaria la aplicación de productos cosméticos tales como cremas que mantengan hidratada la piel, poniendo especial énfasis en codos, rodillas y talones en el caso de que se presente una exacerbada rugosidad. Existen, por otra parte, alternativas naturales y caseras para combatir la piel cuarteada como, por ejemplo, el licuado de un aguacate con tres cucharadas de miel que puede aplicarse directamente sobre las zonas rugosas.

El proceso de exfoliación, por su parte, permite y facilita que se active la capacidad regeneradora de las células de la piel, hecho que ayuda principalmente a aquella que se encuentra cuarteada, rugosa y especialmente reseca. Para que la exfoliación sea efectiva va a resultar absolutamente necesario que el producto utilizado se aplique sobre una dermis limpia y sin ninguna clase de heridas, que se humedezca la zona tratada de modo que las impurezas sean arrastradas de una forma más sencilla y que el masaje sea suave mediante movimientos circulares.

En el caso de que padezcamos alguna enfermedad dermatológica como soriasis, eczemas o herpes no es recomendable el comienzo de ninguno de los tratamientos descritos sin consultar previamente con un médico especialista. Este profesional podrá evaluar el estado de nuestra piel y ayudarnos a combatir la tan temida y desagradable rugosidad cutánea.  

Puedes leer más artículos similares a Piel rugosa: cuidados básicos para una piel especialmente reseca, en la categoría de Piel en Diario Femenino.