Productos básicos para el cuidado de la piel

Marta Valle

Factores como la depresión, el estrés, la ansiedad, una incorrecta alimentación, una excesiva exposición a los rayos ultravioleta provenientes del sol o diversos problemas relacionados con el bienestar emocional de una mujer pueden incrementar la cantidad de anomalías que afectan al órgano de la piel, especialmente si éste es muy sensible. De este modo, se hace imprescindible un cuidado diario que pueda fortalecer la dermis y ayudarla a resistir cualquiera agresión tanto externa como interna. Para este proceso resulta importante encontrar los productos básicos adecuados.

Guía de productos básicos para cuidar la piel

Damos por sentado que no todas nosotras disponemos de una fortuna que dilapidar para adquirir caros productos cosméticos, por lo que hemos de reducir nuestras necesidades a lo absolutamente esencial para conseguir una piel sana y radiante. En este orden de cosas, podríamos considerar como imprescindibles los siguientes: la crema o loción limpiadora, la crema hidratante de día y de noche, un producto exfoliante -que puede ser substituido por alternativas naturales si así lo preferimos-, mascarillas tanto comerciales como elaboradas de forma casera, la crema de ojos y el desmaquillador de ojos.

La limpieza, que ha de hacerse tanto por la mañana como por la noche, ha de llevarse a cabo mediante productos que no contengan demasiados agregados, de forma que la piel no pierda lípidos y se reseque. La crema hidratante de noche ha de contener retinol, factores de crecimiento o péptidos con el fin de reparar los tejidos mientras que la de mañana ha de ser nutritiva a la par que mantener tanto la elasticidad como la humedad de la piel. En lo que respecta al exfoliante, solo debemos usarlo más de una vez a la semana si disponemos de una dermis excesivamente grasa. Hemos de poner especial cuidado con los cosméticos utilizados en caso de hipersensibilidad.

Las mascarillas son fundamentales puesto que penetran a niveles dérmicos donde los productos de uso diario no lo hacen. Habremos de seleccionar una que se adecue tanto a nuestro tipo de piel como a las necesidades que ésta exija. Es importante saber que estas mascarillas no sólo limpian sino que también son relajantes y potencian las cualidades regeneradoras de las células.