Cremas para cada tipo de piel: elige la tuya

Cremas para la piel

Debemos tener presente que cuando nos disponemos a adquirir una crema, hemos de saber el tipo de piel que tenemos puesto que podemos encontrar cuatro grupos bien diferenciados y aplicables tanto a las manos, como al cuerpo y al rostro. En primer lugar los productos orientados a las pieles secas o extremadamente secas, cuya función se ciñe a la hidratación del tejido de la dermis, restaurándola y procurando que recupere el brillo natural.

También podemos encontrar cremas para piel sensible, que tienden a aplicar fórmulas hipoalergénicas que tratan de evitar la irritación. El cutis normal encuentra su respaldo en productos que mantienen sus propiedades naturales sin alterarlas en ningún sentido. Por último, las cremas para dermis grasas combaten acumulación de lípidos sobre este órgano.

Diferentes tipos de cremas para la piel que podemos adquirir

Una vez establecidos los grupos básicos de cremas según el tipo de dermis que dispongamos, las clases de productos que podemos encontrar van a diferenciarse según el tipo de uso y la problemática concreta que queramos solventar. Hay que destacar algunas aplicaciones como las cremas con componentes especiales para ciertas zonas del cuerpo que requieren de atenciones específicas como es el caso del cuello y el escote. Podemos hallar, además, cremas exfoliantes cuya función fundamental, además de hidratar, es la de conseguir limpiar y regenerar la superficie cutánea.

En cuanto a las aplicaciones específicas, es posible adquirir cremas reafirmantes, que tonifican y alisan la piel, los productos que combaten la celulitis, orientados a eliminar toxinas, restablecer la circulación sanguínea habitual y reducir la inflamación, así como las cremas que combaten la aparición de las estrías, tratamiento delicado de por sí ya que requiere de una hidratación profunda para restablecer la ruptura producida en la dermis.

Otro último grupo de productos es el que se refiere a la protección de la piel contra la acción del sol. Podemos encontrar, dado el caso, productos desmanchadores que actúan sobre áreas específicas del cuerpo para ayudar a reducir la acumulación de melanina, además de los consabidos protectores solares que cuentan con numerosos factores de protección según el tipo de dermis que tengamos.  

Marta Valle  •  sábado, 22 de febrero de 2014

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Galería

  • Los problemas más comunes (y odiados) de nuestra piel

    Los problemas más comunes (y odiados) de nuestra piel

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x