¿Piel deshidratada? Cómo hidratar y mantener sana y suave tu piel

Marta Valle

Factores como la climatología, el agua, el sol o los diferentes sistemas de climatización tanto en el trabajo como en el hogar pueden ser devastadores para la salud de nuestra piel. Las zonas que están constantemente expuestas como brazos, manos, rostro y cuello son las que pueden verse afectadas con un mayor impacto. Hay que tener en cuenta que una dermis deshidratada resulta una piel a la que le falta agua y que tiende a manifestarse con unas ligeras arrugas paralelas y horizontales que se hacen notar especialmente en el contorno de los ojos, la parte superior de la frente y los pómulos.

Soluciones a la piel deshidratada

No se puede establecer una identificación palmaria entre pieles secas y las que se encuentran deshidratadas. Las primeras necesitan grasas y cremas untuosas que suplan la ausencia de lípidos, mientras que las segundas han de absorber agua. Esta diferenciación no quiere decir que una dermis seca no pueda, a su vez, encontrarse deshidratada. Aparte de los factores externos que pueden desencadenar una anomalía como la mentada, los mecanismos de hidratación de este órgano comienzan a fallar de forma natural con el paso de los años. La piel genera menos ácido hialurónico, molécula encargada de retener el agua y, por tanto, de dotarla de su aspecto joven y saludable.

Resulta sencillo mantener la dermis hidratada cuando somos jóvenes, puesto que con la mera aplicación de una buena crema hidratante vamos a reducir este problema a límites imperceptibles al ojo humano. Sin embargo, cuando la piel vaya acusando el transcurso del tiempo conviene usar productos que, además de aportar agua, estimulen el correcto funcionamiento de las moléculas encargadas de hidratar este órgano.

Existen, además, una suerte de remedios naturales que también pueden utilizarse en nuestra piel, especialmente el rostro, para conseguir hidratarlo sin tener que invertir grandes cantidades de dinero en caros productos cosméticos. Es el caso de la miel y el aguacate que pueden ser extendidos sobre la dermis preparándolos a modo de mascarilla, o el yogur, que se puede aplicar directamente del recipiente en el que lo adquirimos.  

Puedes leer más artículos similares a ¿Piel deshidratada? Cómo hidratar y mantener sana y suave tu piel, en la categoría de Piel en Diario Femenino.