¿Es el sérum un remedio eficaz contra el envejecimiento de la piel?

Sérum para la piel

El sérum es un cosmético que en un muy poco tiempo ha pasado de ser un absoluto desconocido a ocupar muchas de las compras de las mujeres a efectos estéticos. Aunque se tiende a recomendarlo como un sustitutivo de la crema hidratante, y es cierto que el sérum por sí mismo actúa dejando la piel del rostro más suave y radiante, ambas pueden funcionar de forma complementaria aportando diferentes beneficios a nuestra dermis. Este cosmético se define por una rápida acción absorbente que penetra hasta las capas más profundas de la piel, con una fórmula que no deja rastros grasos y que posee muchos activos beneficiosos para este órgano.

Propiedades fundamentales del sérum para la piel

Hay que tener en cuenta que el sérum es un producto muy concentrado, por lo que hay que aplicarlo en pequeñas cantidades para que resulte realmente efectivo. Sus aportaciones, por otro lado, son de rápida acción ya que a los pocos días de su uso podremos empezar a comprobar los primeros cambios que están efectuando sobre nuestra dermis. Estos sueros no son únicamente concentrados destinados a combatir los efectos del envejecimiento prematuro, sino que según su formulación pueden ayudar a reafirmar, devolver la luminosidad, luchar contra las manchas, actuar contra la excesiva deshidratación o reparar el daño solar.

La aplicación de los sérum debe hacerse siempre después de una profunda limpieza de la piel, especialmente en el escote, el rostro y el cuello, preparando las zonas para el posterior uso de la crema hidratante. Resulta recomendable usarlo tanto durante el día como por la noche, aunque en pieles jóvenes, mixtas o grasas podría ser suficiente con la aplicación nocturna e incluso, sólo en estos casos, obviar la utilización de un producto hidratante. Estas opciones van a depender siempre de las necesidades cosméticas que tenga nuestra piel.

El principal hándicap que podemos encontrarnos a la hora de adquirir estos sérum es su elevado precio en el mercado. Las compañías justifican este gasto por la supuesta incorporación de hasta el doble de activos que una crema tradicional. Sin embargo, la necesidad de su utilización la deberemos valorar según los beneficios que realmente nos aporten frente al resto de productos.  

Marta Valle  •  domingo, 23 de febrero de 2014

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Galería

  • Los problemas más comunes (y odiados) de nuestra piel

    Los problemas más comunes (y odiados) de nuestra piel

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x