Razones para usar la cirugía contra ojeras

¿Te atreves a utilizarla?

María José Roldán Prieto

La opción de optar por la cirugía para quitar las ojeras que salen en el rostro puede ser algo extremo. La cirugía puede ser algo costosa y además también es posible que dé lugar a efectos secundarios graves, muchos de los cuales pueden ser permanentes. Si tienes este problema bajo los ojos y quieres hacer una acción drástica primero tendrás que investigar qué tipo de cirugía puede ir mejor contigo y conocer todos los riesgos antes de someterte a las manos del profesional. 

Los resultados de las ojeras con cirugía

La mayoría de personas consideran llevar a cabo la cirugía para quitar las ojeras porque nada más les ha funcionado o porque tienen las ojeras por genética. Quizá no han dado con la solución correcta pero, ¿es necesario utilizar la cirugía contra las ojeras? Existen algunas razones para usar la cirugía contra las ojeras, pero siempre tendrás que informarte muy bien sobre el procedimiento y los efectos secundarios así como los riesgos que conlleva.

Aunque ningún profesional pueda asegurarte que los resultados sean para siempre la realidad es que podrás tener el rostro sin ojeras durante mucho tiempo, y quizá te puedas olvidar de ellas para siempre. Aunque puedan existir efectos secundarios e incluso pueda ser demasiado doloroso, debes saber que merece la pena sólo porque podrás olvidarte durante mucho tiempo una vez que hayas acabado el tratamiento. 

Si llevas luchando mucho tiempo para quitar las ojeras y ya te conoces todas las cremas de la farmacia y todos los remedios caseros que existen... debes saber que si usas la cirugía contra las ojeras estarás en la cima de los remedios para quitar las manchas oscuras de debajo de los ojos. Será lo que te ayude de forma definitiva a decirles adiós y que puedas tener un buen rostro para siempre.

No hay dos personas iguales ni habrán dos personas que tengan el mismo color de ojeras, en este sentido el profesional que te atienda tendrá que ofrecerte los remedios para poder quitar este problema que se adapten a ti, a tu bolsillo y a tu umbral del dolor. No dudes en preguntar a tu profesional de estética cuáles son todas las opciones, qué riesgos tiene y sobre todo recuerda que eres tú quién tiene la última palabra.