Los lugares más peligrosos para tatuarse

Sonia Murillo

Por mucho que te guste como quedan, hay zonas de tu cuerpo en las que no deberías hacerte un tatuaje porque puede ocasionarte diferentes problemas de salud. Antes de lanzarte de cabeza al estudio, comprueba que ninguna de las zonas en las que quieres tatuarte esté incluida en esta lista.

Las zonas más peligrosas para tatuarse

+ Ojos: los tatuajes en los globos oculares son los más peligrosos que hay. Se pusieron de moda hace unos años, pero lo cierto es que pueden ocasionar graves problemas de salud, entre ellos la ceguera permanente. Son muchas las personas que han sufrido alteraciones en la visión, sensación de quemazón e incomodidad en los ojos a consecuencia de estos tatuajes. El riesgo es demasiado alto como para que merezca la pena someterse a este proceso, pero si estás decidido te recomendamos que busques un tatuador que tenga mucha experiencia en este tipo de diseños, el más conocido está en Australia y se le conoce con el nombre de Luna Cobra.

+ Lunares: nunca debes tapar un lunar con un tatuaje. Los lunares, por pequeños que sean ahora, pueden crecer y convertirse en melanomas. Si la tinta lo cubre, no te darías cuenta de los cambios que experimentase ese lunar y podrías acabar teniendo cáncer de piel sin saberlo. 

+ Boca: otro de los lugares que se han puesto de moda recientemente para hacerse un tatuaje es el interior del labio inferior. Miley Cyrus, por ejemplo, se hizo un tatuaje ahí hace un tiempo. Al tratarse de una zona que siempre está húmeda y en contacto con los dientes, además de la comida y la bebida, es muy fácil que se infecte. No obstante, en esta zona los tatuajes suelen desaparecer al poco tiempo, pero aún así deberás darle una serie de cuidados específicos.

+ Zonas dolorosas: no es que sea peligroso tatuarte en estas partes del cuerpo, pero el dolor puede ser insoportable para algunas personas y es mejor pensárselo dos veces antes de ponerse bajo la aguja, sobre todo si es tu primera vez. Las partes que más duelen son los genitales, el cráneo, las costillas y las corvas.