Qué es la cutícula, para qué sirve y cómo tratarla

Eugenia Carré

La cutícula es una capa fina de la piel que recubre los dedos y protege nuestras uñas de posibles infecciones. Es la que se encarga de sellar nuestra piel de nuestra uña.

Debemos tratarlas para tener las manos con una manicura bonita y mostrar un aspecto presentable hacia los demás.

A la hora de retirar las cutículas, hay que tener cuidado y controlar cómo y con qué se hace. Si se corta demasiado la cutícula corremos el riesgo de deshacernos por completo de esa barrera de protección de infecciones y dejar a la uña desamparada.

Por tanto las cutículas siempre es mejor tratarlas con hidratantes y eliminar solo la parte que sea considerada estrictamente como un “extra” que no hace salta y que afea nuestra manicura. 

Las cutículas tienden a crecer a medida que notan que algún agente externo esta atacando la uña. En el caso de la gente que se muerde las uñas, muchas veces tienen cutículas muy amplias y que cubren gran parte de la uña, esto es por la acción de la saliva sobre la uña que al corroerla, inmediatamente el cuerpo manda la señal de que se encuentra desprotegida y la cutícula crece ocupando más lugar en nuestra uña.

Cómo tratar las cutículas

Para tratar las cutículas lo primero que debemos hacer es ablandarlas aplicando un removedor de cutículas por los bordes, a continuación usamos un quita cutículas y las empujamos hacia atrás para luego cortar los restos sobrantes con un corta cutículas.

Antes y después de cada uso de cada uno de los accesorios que se usan, hay que desinfectarlas con alcohol para evitar posibles infecciones o contagio de enfermedades. 

Una vez eliminadas las cutículas debemos hidratarlas con un tratamiento especializado de aceite. 

Puedes leer más artículos similares a Qué es la cutícula, para qué sirve y cómo tratarla, en la categoría de Uñas en Diario Femenino.