Cómo evitar engordar tras finalizar una dieta

evitar comer tras dieta

Una de las consecuencias más temidas cuando terminamos de realizar una dieta de adelgazamiento es el conocido y fatídico efecto rebote. Éste es el responsable de que volvamos a recuperar la totalidad o parte de los kilos perdidos. Puede parecer ilógico a primera vista pero lo cierto es que resulta más fácil perder peso que lograr controlarlo y estabilizarlo una vez que conseguimos la figura con la que nos sentimos realmente a gusto.

Los peligros del efecto rebote

Pero, ¿qué es realmente el efecto rebote? El organismo es un sistema que se autorregula constantemente para que podamos sobrevivir. Cuando llevamos a cabo dietas muy restrictivas, ya sea por su baja cantidad en calorías o debido a una escasa dosis de alimentos, el organismo toma los nutrientes necesarios para su subsistencia de las reservas, lo que, en primera instancia, nos permite adelgazar y perder musculatura.

Sin embargo, una vez concluida la dieta nuestro organismo vuelve a requerir esos nutrientes ya que carece de ellos. Al retomar la alimentación normal, el cuerpo ha aprendido de la experiencia anterior e intentará acumular todas las grasas que le sean posibles de modo que no se le vuelvan a agotar las reservas. Este es el pistoletazo de salida del conocido efecto rebote.

Esta situación se da sobre todo cuando no se realizan los regímenes de una forma responsable y equilibrada. Muchas mujeres, en aras de conseguir un descenso de peso excesivamente rápido, recurren a las llamadas dietas milagro hipocalóricas o a medicamentos que inhiben el apetito. Esta es la vía más rápida para conseguir que se genere el efecto rebote.

Cómo evitar el aumento de peso tras concluir la dieta

El principal objetivo cuando se realiza una dieta no debe ser bajar de peso sino aprender a comer. Sólo con este hecho, lograremos evitar que se forme el temido efecto rebote. Resulta necesario hallar hábitos alimenticios saludables y equilibrados para mantenerlos una vez concluido el régimen de adelgazamiento al que nos sometamos. Hay que tener claro que no se puede vivir en una permanente dieta, por lo que es importante saber comer y realizar fases de mantenimiento.

Es importante también la práctica de algún deporte o la realización de ejercicio físico de forma regular. Estos tipos de actividades son importantes no sólo en el periodo de adelgazamiento, sino que también resulta interesante alargarlos en el tiempo, de modo que podamos mantener nuestro cuerpo en forma y en un peso adecuado.

De vez en cuando debemos descansar de las rutinas de adelgazamiento. Ser muy estrictas en el seguimiento de una dieta puede cansarnos a medio plazo. Además, la comida es un placer y no deberíamos renunciar a ello si no queremos terminar pasando al extremo opuesto. Por ello, siempre que controlemos las cantidades ingeridas, es recomendable un día de descanso dónde podamos comer lo que nos apetezca. La clave reside en tomar como costumbre todo lo constructivo que podamos aprender de las dietas equilibradas, para, de esta forma, poder incorporarlo a nuestro día a día.

Marta Valle  •  lunes, 19 de agosto de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x