Dieta Scardale, alimentación disociada baja en calorías

Teresa Guerra

La dieta Scardale es uno de los métodos más extremos para adelgazar, y por ello también uno de los más populares. Se trata de una dieta que permite reducir hasta un kilo diario, pero por sus características tan agresivas conviene que nos informemos correctamente antes de iniciarla, ya que una bajada de peso tan rápida puede poner en riesgo nuestra salud.

Las dietas disociadas, como es el caso de la Scardale, basan su eficacia en separar grupos de alimentos, de forma que en cada comida se ingiere un tipo de nutrientes, aunque se evitan los azúcares y los carbohidratos, para obligar al cuerpo a recurrir a las reservas de grasa y así reducir su volumen. Por ese mismo motivo se trata de una dieta con muy pocas calorías, en torno a las 1.000 diarias, para que el efecto conseguido sea visible en menos tiempo.

Los alimentos permitidos y prohibidos de la dieta Scardale

Las normas básicas de la dieta Scardale son: evitar todo tipo de azúcares (recurrir a la sacarina), las grasas y los hidratos. Se pueden consumir cuantas verduras y frutas se quiera (excepto las muy calóricas como el plátano o el aguacate), carnes magras, pescado y marisco e hidratarse con normalidad evitando bebidas con azúcar y el alcohol.

Todos estos alimentos se reparten en tres comidas diarias: desayuno, comida y cena, se prohíbe picar entre horas o, en caso de necesitarlo, recurrir al apio o la zanahoria crudos. Como métodos de cocina hay que señalar que nunca se deben freír los alimentos, sólo se pueden cocinar a la plancha o hervidos, y las ensaladas se deben aliñar sólo con limón o vinagre, nunca con aceite. La dieta no se puede modificar, no se debe añadir nada fuera de ella pues reduciría su eficacia.

Esta dieta debe seguirse durante un máximo de dos semanas, en las que se baja de peso rápidamente. Después se debe regresar a una dieta normal aunque moderando la ingesta de azúcares y grasas para continuar con el adelgazamiento sin que éste afecte a la salud y para prevenir el efecto rebote. La dieta Scardale debe realizarse siempre y cuando no realicemos ejercicio físico, pues de lo contrario debemos introducir carbohidratos en la dieta, y siempre bajo consulta médica para evitar contraindicaciones.