El peligro de los laxantes para adelgazar

Sergio Gallego

 Los laxantes para adelgazar

A la hora de adelgazar hay que tener mucho cuidado y saber lo que se hace. No todo vale ya que hay algunos métodos para adelgazar que te pueden acarrear graves problemas de salud en un futuro. Un ejemplo de ello es el uso de laxantes para conseguir reducir el peso corporal. Según los expertos este método es totalmente peligroso y lo más recomendable es optar por una alimentación saludable y equilibrada combinada con un poco de ejercicio físico diario.

El riesgo de adelgazar con laxantes

El uso de laxantes para conseguir adelgazar unos kilos, es una práctica muy popular y que se remonta a hace muchos años ya que se creía que con dichos laxantes se conseguía una menor absorción de grasa por parte del organismo. La principal función de los laxantes es acelerar los movimientos del intestino y de esta forma conseguir que los alimentos ingeridos se digieran más rápidos. Ello provoca que el cuerpo apenas se nutra como debiera provocando una serie de efectos en el mismo como anemias, mareos o vómitos.

Por lo visto anteriormente, los nutricionistas desaconsejan este tipo de método de adelgazamiento ya que el cuerpo puede sufrir una grave desnutrición. Otro aspecto grave del uso diario de laxantes es una mayor eliminación de líquidos en el intestino, lo que puede provocar una deshidratación en el cuerpo. Este hecho conlleva una gran pérdida de minerales de tu cuerpo lo que desemboca en mareos o problemas de tipo renal.

Como has podido ver, los laxantes deben de ser usados únicamente para problemas de estreñimiento o de digestión. Si lo que quieres es acelerar la digestión, la mejor opción es ingerir fibra de una manera habitual y realizar una serie de ejercicios físicos como los abdominales que te ayuden mantener en continua actividad todo el aparato digestivo.