Cómo adelgazar con el mínimo esfuerzo

No tendrás ni que moverte del sofá

Tamara Sánchez

Cómo adelgazar con el mínimo esfuerzo

Es absolutamente recomendable la práctica de ejercicio, y ya se encargan de recordárnoslo nuestros médicos, nutricionistas, los medios de comunicación e, incluso, nuestros familiares y amigos. Sin embargo, muchas personas no pueden practicar deporte debido a problemas musculares y/o en las articulaciones.

Según un estudio realizado por el Instituto de Biomecánica de Valencia, existe un método para obtener los beneficios de la práctica de deporte en la salud sin que ello conlleve una gran cantidad de esfuerzo sobre nuestros músculos y articulaciones. Se trata del llamado sistema ABE, una plataforma de disipación de aire que pueden usar tanto personas mayores como gente con problemas articulares que no acuden a los gimnasios debido a lo duro que les resultan los ejercicios realizados en el suelo.

Adelgazar sin esfuerzo, ¿una quimera?

Adelgazar sin esfuerzo, ¿es posible?

Las innovaciones en materia de adelgazamiento sin apenas noción del esfuerzo han sido múltiples en los últimos años. Y no sólo este sistema ABE, de cuyo uso los expertos afirman que puede conllevar un consumo calórico mayor que una clase de aerobic aunque la sensación de cansancio sea efectivamente menor.

Hay dos claves fundamentales para mantener un cuerpo delgado y quemar calorías sin tener que pasar horas en un gimnasio sometidas a ejercicios que puedan causarnos problemas en las articulaciones: la alimentación y el sedentarismo.

Una dieta adecuada, equilibrada y consensuada con un profesional de la nutrición puede ser suficiente para quemar las calorías excedentes y conseguir un cuerpo moldeado. Este método exige una gran cantidad de disciplina y rigor en el seguimiento de la alimentación. Aunque la práctica de algo de ejercicio físico resulte saludable, un buen régimen alimenticio debería ser suficiente para mantenernos en forma.

El sedentarismo: el gran enemigo de nuestro cuerpo

El estilo de vida cotidiano, en el que la mayor parte de los trabajos se desarrollan en una posición sentada y en los que el desgaste físico resulta mínimo, maximiza el hecho de que se haya desarrollado un exceso de sedentarismo en la sociedad moderna. A esto hay que sumar el hecho de que la mayor parte de la oferta de ocio se desarrolle en condiciones similares a las comentadas.

De este modo, podemos llegar fácilmente a la conclusión de que, aunque decidamos no practicar un deporte, debemos mantener nuestro cuerpo activo para poder quemar calorías y no engordar. Actividades tan rutinarias y comunes como subir escaleras, limpiar la casa, trabajar en el jardín, lavar el coche, salir a caminar, estudiar, o, incluso, hablar pueden ayudarnos a mantenernos delgadas. La clave reside en lograr vencer la pereza y el extendido estilo de vida sedentario para poder llevar una vida activa y sana.

Trucos para perder peso sin apenas darse cuenta

Trucos para perder peso sin esfuerzo

Como habrás podido comprobar, con tan solo cambiar algunos pequeños gestos y hábitos diarios podrás bajar esos kilos de más sin sufrir demasiado. Si a esto le añades algunos trucos como los que te mostramos a continuación, la pérdida de peso está asegurada. Cuando quieras darte cuenta, estarás luciendo esa figura que siempre has deseado. ¿Lo mejor de todo? ¡Ganarás calidad de vida y mejorarás notablemente tu salud!

1 Comida real siempre

A la hora de adelgazar y llevar un estilo de vida saludable, hay una premisa que debes grabarte a fuego en la cabeza: la auténtica comida es aquella que no viene envasada. Es decir: las frutas, los cereales, las legumbres, las verduras, los frutos secos… Esto quiere decir que si eliminas de tu dieta los alimentos ultraprocesados y apuestas por lo verdaderamente natural, muy pronto conseguirás bajar de peso. La comida real, además de ser sanísima, es rica en fibra. La fibra hace que el vaciado del estómago se ralentice estabilizando los niveles de azúcar en sangre y acelerando el metabolismo. ¡Adelgazar está chupado!

Consejo: incluye tres piezas de fruta en tu dieta diaria junto con varias porciones de patatas, judías y cereales de grano entero.

2 No huyas del picante

¿Sabías que el picante se vincula con la pérdida de peso? Numerosas investigaciones han demostrado que el consumo de picante acelera el proceso de quema de calorías. Ingerir picante incrementa la actividad metabólica en un 20% aproximadamente. Lo mejor de todo es que este ritmo se mantiene durante nada más y nada menos que 30 minutos. ¿Esto que quiere decir? Pues que en ese tiempo tu cuerpo estará quemando grasa sin que tú muevas ni un solo dedo.

Consejo: come un plato picante al menos una vez a la semana.

3 Ni se te ocurra dejar de comer

El pensar que por no comer vas a adelgazar es el mayor error que puedes cometer. Si no le das a tu organismo ni un solo alimento a lo largo del día, el metabolismo se ralentizará entrando en modo ‘ahorro de energía’ y no perderás ni un solo gramo. Eso por no hablar de los perjuicios que puede tener sobre tu salud el no aportar al cuerpo los nutrientes que necesita.

Consejo: realiza al menos cinco comidas diarias (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena). De esta forma, tendrás el estómago siempre lleno y trabajando lo que además de acelerar tu metabolismo disminuirá tu hambre por completo. Eso sí, trata de no ingerir grandes cantidades en cada comida, es preferible que repartas el número de calorías diarias recomendadas a lo largo de toda la jornada.

4 Recuerda: come cantidades pequeñas

Insistimos. Ese es un truco infalible que te hará perder peso sin apenas esfuerzo. Sabemos que es muy difícil controlarse cuando se trata de comidas que nos gustan mucho. ¿La clave? Cambiar los platos grandes por platos pequeños. Si sirves tu comida en un plato pequeño, engañarás a tu cerebro ya que pensará que hay mucha cantidad y enviará la señal de saciedad mucho antes.

Consejo: deshazte de todos los platos grandes que tengas en casa y comienza a servirte la comida en platos de postre. ¡Nos lo agradecerás!

5 Bebe agua fría

Diversos estudios relacionan la pérdida de peso con el consumo de agua. Eso sí, esta debe estar muy fría para que tenga un efecto quemagrasas. La otra ventaja del agua es que provoca saciedad, por eso, muchos nutricionistas  y endocrinos recomiendan beber dos vasos grandes antes de cada comida.

Consejo: ten siempre en el frigorífico un par de botellas de agua bien fresquitas. Fácil, ¿no?

6 ¡El sexo adelgaza!

No solo no sufrirás perdiendo peso, sino que encima ¡disfrutarás! ¿Hay mejor forma de quemar unas cuentas calorías que teniendo una sesión excitante y apasionada con tu pareja? ¡Creemos que no! ¡Ponlo en práctica!

7 Date un baño caliente

Si solo con leer todo lo anterior te has agotado, te proponemos un plan con el que también podrás perder peso y que seguro que te encanta: un baño calentito y relajante. Varios estudios han demostrado que tomar un baño caliente quema las mismas calorías que estar media hora andando. Ni te lo imaginabas, ¿a qué no? Pues ya sabes, ¡llena la bañera, disfruta y adelgaza!

¿Y tú? ¿Conoces algún otro truco para adelgazar con el mínimo esfuerzo? ¡Compártelo con nosotras en los comentarios! 

Dietas para adelgazar

Dietas para adelgazar

Ejercicio para adelgazar

Ejercicio para adelgazar

Cómo perder barriga

Cómo perder barriga