Dieta detox: las propiedades de la calabaza

Marta Valle

La calabaza en la dieta detox

Con la llegada del buen tiempo, la preocupación por mantener nuestra línea comienza a ser más que acuciante. Es la hora de afrontar rutinas alimentarias que nos permitan perder esos kilos que hemos acumulado gracias a los excesos invernales.

Es el caso de la dieta detox de la calabaza, un régimen depurativo, hipocalórico y desintoxicante que pivota en torno a este vegetal, muy versátil ya que puede utilizarse combinado con una multitud de platos diferentes, ya sean calientes o en frío.

Cómo introducir la calabaza en una dieta detox

Como ya hemos comentado, la calabaza es un alimento que posee muy pocas calorías y que, además, permite ser utilizada de multitud de formas. Es una verdura rica en potasio y es conocida por sus propiedades antioxidantes a la par que diuréticas, por lo que resulta una inestimable ayuda no sólo para desintoxicar los diferentes órganos que conforman el sistema digestivo sino también para prevenir enfermedades que afectan a las vías urinarias. Así mismo, se encarga de cuidar nuestra vista, la piel y de regular el tránsito intestinal gracias a su gran composición en fibra.

Podemos preparar un menú introduciendo la calabaza a modo de ingrediente principal de una dieta detox de la siguiente manera: en el desayuno un té verde con sacarina y un chorro de limón, una loncha de jamón york o de pavo y dos rodajas de piña al natural; en la media mañana un yogur descremado; en la comida crema de calabaza o judías verdes con calabaza, pescado blanco al horno o a la plancha, ensalada mixta de vegetales y un té verde con sacarina; en la merienda una rodaja de melón y una infusión de cola de caballo; en la cena una ensalada mixta de vegetales, calabaza al horno y un té rojo.

Al ser un régimen desintoxicante tan restrictivo, su duración no debe exceder los cuatro días ya que, de lo contrario, podríamos comenzar a sentir síntomas como dolores de cabeza, anomalías a nivel digestivo o debilidad manifiesta. Para evitar este tipo de circunstancias, podemos consultar con un profesional de la nutrición que pueda definir de forma más clara nuestros objetivos.