Falsos mitos sobre dieta: es mejor beber fuera de las comidas

Una mentira sin validez

Beatriz Iznaola

Beber agua y otros líquidos es esencial para nuestro organismo, pues los necesitamos tanto como la comida. En muchas ocasiones, se cree que durante las comidas es mejor no beber nada, esto no es correcto. Tan importante es beber líquidos, agua preferiblemente, durante la comida como fuera de las comidas. Lo recomendable por los especialistas es que se beba un total de 2 litros de líquidos diarios. Esto no sólo se refiere a agua, sino a todos los líquidos que ingerimos a lo largo del día. 

Lo recomendable es comer en las comidas y fuera de ellas

El agua actúa de varias maneras en la digestión. En primer lugar, hemos de ser conscientes de que el agua ocupa bastante volumen en el estómago, por eso los niños si beben mucho agua cuando no les gusta la comida se acaban llenando antes. Con esta finalidad la utilizan también las personas que se encuentran dieta, por ejemplo, ya que el agua sacia pero no llena, a no ser de que se retengan líquidos. En caso de querer ganar peso, por extrema delgadez, puedes evitar tomar agua o líquidos, en general, durante las comidas. Así no te llenarás demasiado y podrás comer más cantidad. 

Por otro lado, el agua diluye los nutrientes. Esto significa que es la encargada de separarlos físicamente y los vehiculiza para el proceso digestivo. Una comida sin agua puede llegar a resultar pesada para el estómago e, incluso, dolorosa. Una comida con agua en exceso puede presentar el mismo resultado: pesadez. Tenemos que conseguir el punto intermedio de cantidad de agua para ingerir en las comidas, sin que nos acabe produciendo una sensación de plenitud demasiado importante. Por este motivo tampoco es aconsejable beber más de dos litros de agua al día, pues las personas que lo hacen pueden llegar a sufrir pérdida de nutrientes por la orina. La eliminación de agua no sólo lleva consigo el agua que va al riñón, sino muchas más sustancias necesarias para el bienestar de nuestro organismo.