El divorcio cuando hay mucho dinero de por medio

Laura Sánchez

Cuando el divorcio tiene mucho dinero de por medio

Cuando una pareja pone fin a su matrimonio por medio de un divorcio, la ruptura se convierte en una larga temporada de trámites burocráticos, guerras judiciales y desgaste emocional por ver quién se queda con más. En realidad en un divorcio todos pierden, pero a veces pesa más el aspecto material que el emocional. Nos preguntamos cómo es un divorcio cuando hay mucho dinero de por medio.

Los divorcios en los que se separa el dinero

En la mayoría de los divorcios lo que ocurre es que se separa el amor. Pero hay familias más que acomodadas que cuando se divorcian, lo que separan es el dinero. Siendo una cuestión de abundancia, no debería haber mayor problema por ver quién se queda con qué, pero la verdad es que problema hay. Mucho más que cuando no hay nada que repartir.

Puede ser por una cuestión de avaricia o de egoísmo, puede ser porque resulte injusto perder el nivel de vida que se tenía durante el matrimonio. Cabe preguntarse de quién era el dinero, si el dinero estaba ahí antes del matrimonio o si la fortuna se fue creando mano a mano como una pareja, como un equipo en el que cada uno tenía su función. Sea como sea, las peleas por el dinero tras un divorcio parecen inevitables.

Y resulta lamentable que una historia de amor se rompa, pero más lamentable resulta que el único recuerdo que quede del matrimonio sea una lucha brutal para ver quién consigue más. Casas, coches, negocios, joyas, cuentas bancarias...es en lo que queda resumido un matrimonio que ha podido durar años. ¿Y si hay hijos?

Que los hijos son los que más pierden en un divorcio es indiscutible. Y muchas veces son utilizados como moneda de cambio para conseguir más y más en el acuerdo de divorcio. Para bien o para mal, los divorcios millonarios son algo con lo que tiene que lidiar poca gente. La mayoría de los mortales no tenemos nada que repartir después de un matrimonio roto, si acaso los recuerdos.