Cómo hablar a tus hijos de divorcio

Cómo hablar de divorcio a los hijos

Nunca es fácil superar una ruptura sentimental, pero cuando la pareja tiene hijos en común, lo que se está rompiendo es toda una estabilidad familiar que puede perjudicar a los más pequeños. En cualquier caso, parece más acertada la idea de una separación si entre la pareja ya no hay amor y están empezando a hacerse daño, pero siempre hay que procurar que esa ruptura de la relación afecte lo menos posible a la estabildad emocional de los hijos. Difícil, pero no imposible, siempre y cuando ambos miembros de la pareja tengan presente que su prioridad es proteger a los niños.

Implicar a los niños

Cómo se tomen los niños la sepación de sus padres va a depender de factores como la edad del niño, la madurez emocional, la relación que tenga con sus padres y, sobre todo, de la forma en que le comuniquen la posibilidad del divorcio. Uno de los grandes errores de los padres inmersos en una separación es no hacer partícipes a sus hijos de la situación. Y así, sin imaginarse nada, de repente un día, el niño se encuentra con que su familia se ha transformado radicalmente.

Aunque sea difícil hablar con los hijos de ciertas cosas, hay que procurar que en todo momento conozcan la situación; que los padres no pueden vivir juntos y van a divorciarse, pero eso no va a cambiar en nada el afecto que ambos progenitores sienten por ellos. Es fundamental tanquilizar al máximo a los niños en este aspecto, porque su mayor temor es que sus padres les dejen de querer, algunos incluso se sienten culpables de la sepación. Así que hablar de todo abiertamente sin tapujos, pero acorde a la capacidad de comprensión del niño, facilitará la aceptación del divorcio por su parte.

Tampoco está de más implicar al niño en las opciones de convivencia que va a tener a partir de ahora, que exprese sus emociones ante la separación. Sería muy interesante tener en cuenta los sentimientos del niño a la hora de establecer las nuevas normas de convivencias, los horarios de visitas, etc.

Proteger a los niños

Pero cuando hablamos de implicar a los niños queremos decir que deben saber en todo momento cuál es la situación, en ningún caso hablamos de poner a los niños en una situación incómoda o utilizarlos como arma arrojadiza para conseguir nuestras pretensiones en la separación. Desgraciadamente no siempre ocurre esto y, a veces, los padres se enzarzan en una guerra de pareja en la que las principales víctimas son sus hijos.

Hay que tener en cuenta que una separación va a suponer un momento difícil, tanto para los padres como para los niños, y que eso no lo podemos evitar, porque se trata de un cambio brusco de los patrones familiares que el niño reconocía. Lo que sí podemos evitar es que el divorcio se convierta en un trauma para ellos. ¿Qué necesitamos para suavizar el impacto del divorcio en un niño?

Necesitamos responsabilidad para proteger a nuestros hijos, entereza para que nuestras emociones no les afecten a los pequeños, honestidad para presentarles una situación real y generosidad para aceptar las necesidades de nuestros hijos y de nuesta ex pareja.

Laura Sánchez  •  lunes, 2 de septiembre de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x