Ejercicio durante el embarazo: cuándo sí y cuándo no

Descubre también cuándo realizar ejercicio tras el parto

Lidia Nieto

ejercicio durante el embarazo

Hace unas semanas un vídeo (abajo lo puedes ver íntegramente) de Georgina Rodríguez, la novia y futura madre del nuevo hijo de Cristiano Ronaldo, haciendo ejercicio en su cuarto mes de embarazo levantaba la polémica. En dichas imágenes subidas a la cuenta de Instagram de la modelo se podía ver cómo ésta realizaba una actividad física que muchos catalogaron como agresiva por su estado de gestación. Desde Diario Femenino hemos querido consultar a profesionales expertos en este campo para que nos aclaren todas las dudas sobre el ejercicio durante el embarazo: ¿Es recomendable? ¿Qué tipo de ejercicios se puede hacer? ¿Cuándo se debería suspender la actividad física? 

Ejercicio durante el embarazo: Todo lo que siempre has querido saber 

Sara Cañamero de León, enfermera pediátrica, matrona, instructora de pilates y asesora en lactancia, no solo nos confirma que sí se puede realizar ejercicio durante el embarazo sino que explica que se debe hacer por los beneficios que puede tener para la madre y para el bebé: "Hay varios estudios que demuestran que el ejercicio controlado no solo es inocuo para la mujer y el bebé, sino que aporta múltiples beneficios para ambos. Estos efectos no solo son buenos y deseables durante los meses de gestación, sino que pueden mejorar el parto y, por supuesto, la recuperación, una vez que se ha dado a luz, es mucho mejor". Pero, a pesar de las ventajas que pueda tener, siempre existen casos en los que, tras un examen médico, se recomienda suspender los ejercicicios: hablamos de embarazos de alto riesgo que requieren reposo relativo o absoluto. 

¿Qué tipo de ejercicio se puede realizar durante el embarazo? 

Ejercicios de bajo impacto en abdomen y suelo pélvico son los más recomendados, como la natación (intentando evitar en todo lo posible nadar a braza, mejor crol o espalda), la elíptica o, incluso, caminar, siempre y cuando no existan dolores de espalda o pubis. "Es muy recomendable practicarlos con una frecuencia de 3-4 veces por semana, para conseguir un aumento de la resistencia y de la capacidad cardiovascular y respiratoria", comenta esta matrona.

Además de las actividades aeróbicas, continúa explicando Sara Cañamero, "existen ejercicios (todo lo relacionado con el suelo pélvico) que trabajan específicamente sobre los cambios físicos que la mujer irá experimentando. Estas nuevas disciplinas incorporadas en la época prenatal (pilates prenatal, yoga para embarazadas, danza del vientre, aquagym) van a intentar paliar las molestias secundarias a los cambios corporales de la gestante (lumbalgias, estreñimiento, insominio, dolores articulares.), es decir, que la mujer pueda realizar un trabajo mucho más global y más específico.

Ejercicio físico en el post parto  

Hemos pasado los nueves meses de embarazo, ya tenemos a nuestro bebé con nosotras y queremos volver a recuperar nuestra rutina, donde se incluye la actividad física. Pero, ¿qué tipo de ejercicio es recomendable realizar en el post parto? "Después de dar a luz y, siempre tras la valoración del suelo pélvico y abdomen por parte de un profesional sanitario, la mujer puede empezar a hacer ejercicio enseguida (cuando ella se encuentre con ganas), siempre que no sea un ejercicio de un fuerte impacto en el suelo pélvico y sea orientado por matronas o fisioterapeutas. Uno de los mejores ejercicios es la gimnasia abdominal hipopresiva", comenta Sara Cañamero.

En cuanto al ejercicio aeróbico, lo más recomendable es optar por aquellos que son de bajo impacto como caminar, hacer bicicleta elíptica o bicicleta normal y nadar, porque aportan muchos beneficios: ayudan a la recuperación de la figura más rápidamente, liberan endorfinas, mejoran el tránsito intestinal (para combatir el estreñimiento) y ayudan a la reabsorción de los líquidos acumulados en las extremidades, mejorando el retorno venoso.

¿Te animas a hacer ejercicio?