Andar te hace feliz

Caminar repercute en estado de ánimo y en tu salud física

María Fernández

Andar te hace feliz, así que ya sabes, cuando tengas un nubarrón en la cabeza o te sientas un poco triste, sal a dar un paseo. Es la mejor solución para sacarte una sonrisa de forma inmediata. Investigamos en este asunto y descubrimos por qué andar te hace feliz y otros tantos beneficios de caminar.

¿Por qué andar te hace feliz? 

Quizá ya te has dado cuenta, pero andar te procura mucha felicidad. No hace falta que te des una caminata, ya que empezarás a notar su efecto desde los primeros minutos del camino. No importa si vas más o menos rápido, con quién vayas o cuál sea tu destino, porque irremediablemente te pondrás un poquito más feliz cuando salgas a andar.

Dar un paseo, sobre todo si es por un lugar tranquilo como un parque, te servirá de terapia para alejarte de los problemas. Según los expertos, el ser humano relaciona de manera intuitiva el movimiento físico con recompensas como la obtención de comida. De ahí, que tu carácter se vuelva más apacible ante la idea de que vas a conseguir alimento.

Una investigación realizada por The Iowa State University comparó las contestaciones de dos grupos de estudiantes: uno de ellos pasó 12 minutos en un tour andando por el campus de la universidad y, el otro, conoció el espacio a través de fotos y vídeos. No se les dijo de qué trataba el proyecto para no influir en sus respuestas y, aún así, los datos hicieron evidente que aquellos que se dieron un paseo por las facultades transmitían a través de sus respuestas mucha más felicidad. Incluso cuando les amenazaron con que tendrían que escribir un ensayo de dos páginas después de la caminata, sus respuestas fueron más positivas.

Andar te hace feliz a ti y a tu cuerpo

Además de que el ejercicio físico afecta a tu carácter, hay que tener en cuenta que el contacto con la naturaleza y el aire fresco te ayuda a desconectar de la rutina del día a día, por no hablar de los enormes beneficios para la salud que tiene un buen paseo: 

+ Te sentirás más ágil. Tu cuerpo te agradecerá enormemente que te levantes del sofá y le digas adiós al sedentarismo.

+ Reducirás el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

+ Tendrás menos dolores en las articulaciones.

+ Perderás peso. Andar a un buen ritmo durante unos 50 minutos al día te va a permitir quemar una buena cantidad de calorías. Por eso, tener un perro puede ser tan beneficioso para la salud. Con tu mejor amigo de cuatro patas en casa, te sentirás más motivado para salir cada día a pasear un rato.