¿Puede el biofeedback curar el dolor de cabeza?

Marta Valle

Biofeedback para el dolor de cabeza

El biofeedback es una técnica alternativa a la medicina tradicional a través de la cual las pacientes utilizan una serie de dispositivos electrónicos con el objetivo de controlar diversos aspectos relacionados con las funciones corporales, de forma que aumente su capacidad para controlar el propio organismo. Las aplicaciones que, en principio, dispone esta técnica son diversas aunque una de las más demandadas tiene que ver con las problemáticas que afectan a la cabeza, ya sean cefaleas o migrañas. Muchos psicólogos, especialmente en Estados Unidos, han utilizado el biofeedback como un medio para controlar el dolor, aunque en el seno de la comunidad científica existe una cierta controversia en torno a sus presuntas propiedades positivas.

Efectos reales del biofeedback sobre el dolor de cabeza

Para las pacientes de dolores de cabeza, el biofeedback actúa a modo de espejo en el que los dispositivos electrónicos usados les permiten tanto visualizar como escuchar la actividad corporal con el objetivo de que exista la viabilidad de modificar conductas que son perjudiciales para la salud. Según explican los psicólogos y los médicos que defienden este método como efectivo, se trata de un entrenamiento materializado en forma de una suerte de plan educativo orientado a la mente y al cuerpo.

Aunque muchas mujeres tienden a confundirlo, el biofeedback no dispone ninguna relación real con la fisioterapia puesto que no existe ningún agente externo que esté actuando sobre el cuerpo de la paciente de jaquecas, tan sólo se maneja la información que proviene del propio organismo. Resulta pertinente avisar a cualquier mujer interesada en este método de que, en ningún caso, su utilización sustituye a ningún tipo de tratamiento médico y que, dado el caso, se debe realizar siempre bajo la tutela y supervisión de un profesional de la salud que esté autorizado.

Por tanto, podemos hablar del biofeedback como una especie de terapia que complementa los resultados obtenidos gracias a los tratamientos médicos tradicionales de los dolores de cabeza. Es una herramienta que puede ayudarnos a monitorizar y supervisar nuestra salud pero que, bajo ninguna circunstancia, está orientada a curar por si sola ningún tipo de patología.