Evita el dolor de cabeza por la calefacción

Marta Valle

Dolor de cabeza por calefacción

A priori puede resultar algo extraña la relación, pero la llegada del frío inherente a la estación invernal suele conllevar la activación tanto en locales de ocio como en hogares y oficinas de los diferentes sistemas de calefacción existentes, algunos de los cuáles pueden resultar, en determinadas ocasiones, tóxicos para nuestro organismo y desencadenar dolencias tales como jaquecas o migrañas. Los centros médicos reciben todos los inviernos cientos de pacientes con urgencias de este tipo, por lo que hay que tener en cuenta los factores que, dado el caso, pueden determinar una situación como la descrita.

Relación entre los sistemas de calefacción y los dolores de cabeza

El aporte de calor a través de los diferentes sistemas que utilizamos para calentarnos en los meses invernales no están exentos de riesgos en la salud, aunque sean mínimos y, en la gran mayoría de casos, absolutamente controlados. El propio aumento brusco de la temperatura con respecto a la meteorología que encontramos fuera del domicilio o la oficina e, incluso, la sequedad en el ambiente que producen métodos como el gas natural o el aire acondicionado pueden generar numerosas problemáticas relacionadas con el dolor de cabeza. También la producción de sustancias tóxicas en el domicilio es un factor de riesgo en el desarrollo de dolencias como las descritas.

La mala combustión de los materiales utilizados para la generación de calor, ya sea por el mal funcionamiento de los propios aparatos diseñados a tal efecto o por una obstrucción en las vías de escape para el humo, es susceptible de originar dosis elevadas de monóxido de carbono. Este gas puede intoxicar a las mujeres en diferentes grados produciendo, en el peor de los casos, pérdidas de conocimiento o, en la mayoría de las ocasiones, síntomas como mareos, debilidad, tos, náuseas y dolores de cabeza.

Debemos tener en cuenta, especialmente en los hogares, que las condiciones en las que se encuentren los sistemas utilizados para la calefacción sean las óptimas para la generación de calor y para la minimización de los factores que puedan afectar negativamente a nuestra salud. De ahí que, por norma general, resulte bastante pertinente su revisión anual. 

Puedes leer más artículos similares a Evita el dolor de cabeza por la calefacción, en la categoría de Dolor de cabeza en Diario Femenino.