Dolor de cabeza por el cambio de tiempo

Sigue existiendo una discusión abierta sobre la influencia de los cambios climatológicos en la salud

Marta Valle

Patologías tan comunes entre las mujeres como los dolores de cabeza pueden desencadenarse en función de diversos factores. Uno de los que más incidencia tiene en los últimos tiempos, dada la cantidad de estudios que se han realizado al respecto, es la relación entre los cambios bruscos en la meteorología y las dolencias relacionadas. ¿Has notado dolor de cabeza con el cambio de tiempo? ¿Por qué se producen estas molestias? Te lo contamos. 

El cambio de tiempo y el dolor de cabeza

A día de hoy, sigue existiendo una discusión abierta sobre la verdadera influencia de los cambios climatológicos en nuestra salud. Dependiendo de los estudios realizados, las conclusiones registradas pueden variar sustancialmente.

+ Argumentos a favor y en contra

Las investigaciones más favorables a considerar al mal tiempo un factor generador de dolores de cabeza, han llegado a estimar que un 51% de los sujetos tratados es sensible a la climatología. La mayoría de estos pacientes se veían afectados especialmente por las oscilaciones bruscas tanto en la temperatura como en la humedad del ambiente, aunque también hubo quién padeció una patología de esta clase a causa de un cambio en el tiempo o una variación sustancial en la presión atmosférica.

En general, la excesiva luminosidad de los meses estivales, la humedad, el calor veraniego, la lluvia o el viento son fenómenos climáticos que, según diversas teorías, parecen precipitar tanto cefaleas como migrañas.

Sin embargo, entre los expertos en la materia también existe la tendencia a pensar que las mujeres que sufren habitualmente dolores de cabeza, tienden a sobrestimar la influencia real de la climatología sobre su estado de salud.

+ Los cambios en la presión provocan dolor de cabeza

Lo que sí parece estar demostrado es que las variaciones sustanciales en la presión atmosférica pueden generar jaquecas puesto que el oxígeno fluctúa paralelamente a este fenómeno. El tiempo que tarda el cerebro en acostumbrarse a las nuevas circunstancias puede devenir en la generación de dichas patologías.

No parece haber un tratamiento claro para las cefaleas causadas por estos factores ambientales, por lo que el mejor recurso pasa por la consulta al médico de cabecera, de forma que éste pueda discernir el mejor tratamiento posible. Puntualmente, los fármacos de venta libre como el paracetamol o el ibuprofeno pueden sacarnos de un apuro.