Alimentos que dan dolor de cabeza: ¿mito o realidad?

Marta Valle

Muchas de las mujeres que sufrimos dolores de cabeza con asiduidad nos preguntamos si una modificación sustancial en nuestros hábitos alimentarios podría propiciar que desaparecieran estas molestas dolencias que, por desgracia, en numerosas ocasiones nos limitan a la hora de realizar nuestras tareas rutinarias. Lo que científicamente se puede decir es que no existe ninguna evidencia al respecto y que la generación de jaquecas no está relacionada, en principio, con el consumo de determinados alimentos, aunque existen teorías que afirman que las migrañas sí que pueden desencadenarse por la presencia de determinadas sustancias en la comida que ingerimos. Por lo tanto, resulta importante introducir cambios en nuestro estilo de vida para poder compensar estos hechos.

Relación de la alimentación con los dolores de cabeza

Hay que decir que incluso la teoría de que determinadas sustancias generen migrañas está en constante discusión, puesto que esta teoría se basa en el hecho de que esta patología se produce debido a un proceso de contracción y dilatación de los vasos sanguíneos en el cerebro. Los defensores de esta postura abogan por el hecho de que nuestro organismo reacciona ante la presencia de aminas, especialmente la Inmunoglobulina E, que puede propiciar una inflamación y desatar cefaleas. Esta sustancia está presente en muchos alimentos, lo que no quiere decir que debamos eliminarlos completamente de nuestra dieta sino que deberemos consumirlos de forma prudente y equilibrada siempre que seamos propensas a sufrir dolores de cabeza.

Concretamente podemos hallar estas aminas en productos como los lácteos, el chocolate, el café, el aguacate, las bebidas alcohólicas, el té, los embutidos, el pescado en conserva, los frutos secos, los cítricos, los alimentos fermentados, los vinagres, los tomates, la mantequilla, las pasas, el marisco, los refrescos estimulantes, las legumbres enlatadas, ciertos aditivos, los snacks o los pescados enlatados y ahumados.

Si disponemos de una problemática relacionada con las migrañas y los dolores de cabeza, es posible que una solución pertinente sea la consulta con un nutricionista profesional que pueda tener nuestras características específicas en cuenta y desarrollar una dieta que se adapte a nuestro caso. De esta forma no sólo conseguiremos tener una rutina alimentaria mucho más sana y equilibrada sino que también podremos evitar la generación estas dolencias.