Dolor de cabeza en el trabajo, ¿es normal?

Marta Valle

El ritmo actual en los centros de trabajo supone una de las causas principales que provocan problemas de salud en nuestro organismo, según estudios médicos y científicos cualificados. De hecho, el dolor de cabeza es uno de los factores más frecuentes que generan bajas laborales por enfermedad. Entre las razones que subyacen en la generación de cefaleas en el puesto de trabajo encontramos aspectos como el propio estrés que nos genera nuestra tarea, el propio entorno laboral en el que nos desarrollemos, la tensión acumulada o anomalías psicológicas como la ansiedad.

Causas de la aparición de dolores de cabeza en el trabajo

Las jaquecas asociadas a factores como el estrés se denominan dolores de cabeza tensionales y están asociados a las contracciones musculares que provoca el propio estado anímico. Son cefaleas que tan sólo ocurren de forma ocasional y siempre como respuesta de nuestro organismo ante una situación que nos ponga en alerta, como puedan ser circunstancias asociadas al desarrollo de nuestras tareas en el puesto de trabajo. También la excesiva presión que se ejerza sobre nosotras en una empresa puede provocar que estos dolores de cabeza terminen generándose de forma frecuente y se vuelvan crónicos.

Estas cefaleas tensionales aparecen cuando los músculos que circundan el área afectada –cuero cabelludo, cara, hombros o cuello- se contraen y generaran altas dosis de dolor. Las causas que desencadenan estas molestias pueden disponer diversos orígenes y, por tanto, el diagnóstico preciso puede variar sustancialmente. La depresión, la ansiedad, el estrés, las malas posturas, las lesiones cervicales, la vista cansada o las disfunciones en las articulaciones pueden ser bases de generación de los dolores de cabeza producidos en el entorno del puesto de trabajo.

Tanto los antecedentes clínicos de cada una de las pacientes como los síntomas que aparezcan paralelamente al dolor de cabeza van a influir directamente en el tratamiento que el médico de cabecera recomiende de cara a una recuperación efectiva. Las recomendaciones pueden incluir desde la ingesta de medicamentos de venta libre como los cuidados personales en casa o las modificaciones de determinadas pautas del estilo de vida que puedan ser perjudiciales para la salud.