Dolor de cabeza por cambios de temperatura

Marta Valle

Cuando sufrimos algún tipo de dolor de cabeza, solemos echarle la culpa a factores como dormir mal, comer demasiado, el alcohol, el cansancio o los fuertes ruidos. Sin embargo, investigaciones recientes han revelado que los cambios bruscos de temperatura pueden generar todo tipo de jaquecas. Estos estudios establecen que ante subidas repentinas de un mínimo de cinco grados centígrados, el riesgo de visitar los centros de salud aquejadas por episodios de migraña o cefalea aumentan considerablemente. También  el descenso en la presión barométrica del aire, especialmente cuando va a llover, supone un factor frecuente de generación de esta clase de dolencias.

Los dolores de cabeza están vinculados a los cambios de temperatura

Y es que aproximadamente un 43% de los ataques de migraña en mujeres poseen como agente determinante de su desencadenamiento el propio cambio climático. Se trata de un dolor de cabeza pulsátil y muy intenso que, normalmente, suele venir acompañado con sensación de vómitos o náuseas, sensibilidad a la luz o a los fuertes ruidos y que se ve incrementado si realizamos algún tipo de esfuerzo físico. La meteorología puede ser muy influyente en la aparición de cefaleas pero, según los especialistas, en ningún caso se considera una causa médica.

La explicación de las razones por las cuales los cambios meteorológicos poseen tanto impacto en nuestra salud tiene una doble interpretación. Por un lado, nuestra cabeza y nuestro cuello están compuestos por una estructura de huesos y músculos que bien pueden ser agentes afectados por estas modificaciones climatológicas, generando tensión en el área circundante que devenga en fuertes jaquecas. Por otro lado, la inestabilidad en la temperatura puede modificar considerablemente nuestro estado de ánimo, afectando a la serotonina, que resulta uno de los neurotransmisores más relacionados con los episodios de cefalea.

Según los médicos, para combatir esta clase de dolores de cabeza se recomienda evitar los llamados analgésicos compuestos que, al disponer en su composición de elementos tales como la cafeína o la codeína, pueden llegar a ser altamente adictivos. La mejor opción pasa por tomar antiinflamatorios no esteroideos tales como la aspirina o el ácido acetilsalicílico, siempre en una dosis adecuada recomendada por el especialista.

Puedes leer más artículos similares a Dolor de cabeza por cambios de temperatura, en la categoría de Dolor de cabeza en Diario Femenino.