Úlcera en el estómago: causas y diagnóstico

Marta Valle

La úlcera es una enfermedad consistente en la presencia de una lesión severa que se puede encontrar localizada tanto en la mucosa del estómago como en el duodeno. En el desarrollo de esta patología resulta absolutamente fundamental la secreción del ácido y del jugo gástrico puesto que su ausencia evitaría la generación de la propia úlcera. Igualmente, la patología se produce únicamente cuando existe una clara alteración en los mecanismos defensivos de la mucosa estomacal, normalmente originados por agentes externos que actúan de forma agresiva en la zona.

Síntomas habituales durante el padecimiento de una úlcera

De todos los factores que pueden desencadenar el desarrollo de una úlcera, tanto los antiinflamatorios no esteroideos como una bacteria conocida con el nombre de Helicobacter pylori son los más frecuentes, siendo ésta última la responsable de más del 80% de los casos. El síntoma más habitual durante el padecimiento de esta patología es el dolor en el área del abdomen, materializándose en forma de ardor, sensación dolorosa de hambre o molestia lacerante. Por norma general, tiende a aparecer entre una y tres horas después de haber ingerido alimentos, aliviándose únicamente a través de la comida o con antiácidos. De forma ocasional pueden darse otros síntomas como intolerancia a las grasas, gases, vómitos, náuseas, pérdida de peso o distensión abdominal.

Para diagnosticar una enfermedad como la úlcera el especialista podrá ordenar la realización de una endoscopia de vías digestivas altas o un tránsito esofagogastroduodenal. El primero es un examen en el cual se procede a la introducción de un tubo delgado con una cámara insertada en uno de sus extremos con el objetivo de observar el estómago y el intestino delgado. La segunda prueba se basa en la realización de una serie de radiografías tras la ingesta de una sustancia llamada bario.

El tratamiento básico que suelen prescribir los médicos se basa en una combinación de fármacos que pueda eliminar con eficacia la presencia de la bacteria Helicobacter pylori así como reducir la acción de los altos niveles de ácido en el estómago. Es una estrategia que dispone como objetivo principal la sanación de la úlcera y la disminución de las posibilidades de que la patología pueda reaparecer en el futuro.