Dolor de estómago con inflamación: causas y remedios

Marta Valle

El dolor de estómago que se da causado por una inflamación en en la zona, y al que también podemos referirnos como hinchazón estomacal o distensión abdominal, es un cuadro médico que aparece cuando sufrimos una acumulación anormal de gases en el intestino. El proceso doloroso da comienzo cuando las paredes del estómago se inflaman como consecuencia de estar atrapado el gas en nuestro intestino. Al darse esta situación, tenderemos a generar muchos más gases que en condiciones normales y a disponer una sensación de plenitud aunque no hayamos ingerido alimentos en horas.

Causas de la generación de dolores de estómago con inflamación

Por regla general la distensión o hinchazón abdominal aparece provocada por una ingesta excesiva de alimentos, quedando descartado frecuentemente el padecimiento de una patología severa. Sin embargo, los factores que definen la aparición de un dolor de estómago con inflamación pueden ser de variado origen y, en algunas ocasiones, vamos a necesitar de un especialista para poder acceder a un diagnóstico preciso de la dolencia. Este problema puede ser causado por: una acumulación de líquidos en el abdomen, un embarazo, un aumento anormal de peso, un mioma uterino, una deglución excesiva de aire, un quiste ovárico, el síndrome del intestino irritable, la ingesta excesiva de alimentos ricos en fibra, una oclusión intestinal, el síndrome premenstrual o la intolerancia a la lactosa.

La distensión abdominal causada por una mala alimentación ocasional desaparecerá una vez digerido el alimento que ha provocado las molestias, por lo que una dieta equilibrada y saludable puede ayudarnos a prevenir su aparición. En los casos en los que deglutimos aire en exceso habremos de esforzarnos en evitar bebidas carbonatadas, beber líquidos con pajita o a sorbos y masticar chicles o chupar caramelos.

En los casos más excepcionales y graves, en los que obviamente resultará pertinente la actuación de urgencia, habremos de visitar al médico si se da alguno de los siguientes condicionantes: la hinchazón estomacal empeora y no desaparece, padecemos fiebre, el abdomen resulta sensible al tacto, la distensión se presenta junto a otros síntomas a priori inexplicables o si sufrimos diarrea o heces con sangre.