Remedios caseros para la ronquera o afonía

Marta Valle

La ronquera o afonía es una anomalía bastante común que se manifiesta tanto en las amígdalas como, más concretamente, en las cuerdas vocales y que puede estar causado por factores como alergias, resfriados o, incluso, un uso excesivo de la voz. Si el problema se ve agravado, es posible que no podamos usar la voz durante días, por lo que se hace necesario contrarrestar sus efectos, especialmente si nos dedicamos a una actividad en la que tengamos que hablar a menudo. Aparte de la medicación específica que puede prescribirnos nuestro médico de cabecera, existen una serie de remedios caseros orientados a paliar la ronquera.

Aliviar la ronquera mediante la utilización de remedios caseros

La infusión de menta supone un remedio casero ideal para tratar los casos de afonía debido a que sus propiedades están orientadas tanto a relajar nuestras cuerdas vocales como a limpiar nuestra laringe de la posible infección que dispongamos. Se recomienda tomar este preparado antes de irnos a dormir, especialmente si hemos potenciado su efecto con la realización de una gárgaras que hayan limpiado previamente la zona. Otra alternativa popular y clásica en estas lides redunda en la ingesta de una infusión de limón con miel ya que dispone una gran función antihistamínica que ayuda a limpiar las bacterias acumuladas en la laringe.

Una alternativa casera realmente efectiva para eliminar los síntomas derivados del padecimiento de una ronquera consiste en la realización de gárgaras con una infusión preparada a base de hojas de salvia. Esta planta va a proporcionarnos un alivio inmediato y nos va a ayudar a desinfectar la garganta, especialmente si potenciamos su función añadiendo a la mezcla otros ingredientes como una cucharada de miel y una pequeña cantidad de vinagre.

La preparación de un jarabe casero antibacteriano puede convertirse en otro remedio eficaz para combatir el desarrollo de una ronquera. Para ello, ponemos a hervir dos cebollas en medio litro de agua durante 15 minutos. Una vez finalizado este periodo, pasamos el agua por un colador y le añadimos unas cucharadas de azúcar moreno. Para que la mezcla haga efecto habremos de tomarla varias veces a lo largo del día.